Entradas correspondientes a la etiqueta 'Madrid'

May 15

Acuerdo Sectorial, Acuerdo Educativo: cuestión de prioridades

Francisco Melcón Beltrán

 

Si antes de que finalice el curso escolar no se ha firmado el insoslayable Acuerdo Sectorial para el profesorado de la enseñanza pública madrileña, tendremos que lamentar el tiempo y el esfuerzo dedicados, y achacarlo a la falta de voluntad política de un Gobierno regional que no habrá sabido ver su trascendencia y conveniencia como condición sine qua non para alcanzar el consenso en otros temas relevantes (Acuerdo Educativo y calendario escolar) para la educación madrileña.

Haber planteado al comienzo de la legislatura en el orden educativo como una prioridad la necesidad de un Acuerdo Educativo en la Comunidad de Madrid, cuando los escolares de esta región se sitúan en los puestos de cabeza en los informes TIMSS y PISA, a la altura de Finlandia y por encima de países como Alemania, Reino Unido, Austria o Francia y como una de las comunidades punteras dentro del mapa nacional, resulta chocante y puede interpretarse como un intento de conseguir la paz educativa en los próximos cuatro años.

A pesar de las concesiones que se hacen a algunos sectores políticos y educativos en el último borrador conocido del Acuerdo Educativo –que incorpora buena parte de su discurso neologsiano– y de los guiños y el protagonismo formal que les son otorgados en el Consejo Escolar y en la propia Consejería, vemos difícil conseguir ese acuerdo, pues estos no van a dar oxígeno al Gobierno regional en la coyuntura actual firmándolo, salvo que se asuman incondicionalmente su filosofía y modelo educativo.

Pensar lo contrario entra dentro de lo posible, pero probablemente se quede en la esfera de los buenos deseos.

Continuar leyendo »

May 12

¿Son posibles los acuerdos educativos?

Francisco Melcón Beltrán

 

La educación española y madrileña se encuentra en la encrucijada, tras el acuerdo adoptado en el Congreso para derogar la LOMCE. Su futuro es incierto hasta que se promulgue una nueva ley educativa –la enésima– que sería deseable fuese fruto del consenso y no se haga de espaldas al profesorado. Previamente debería materializarse un “Pacto de Estado por la Educación” donde se acuerde el modelo y la estructura del sistema educativo y el rumbo que se quiere dar a la educación española. Una empresa ardua que requiere un diagnóstico previo, sobre el que ya es difícil el acuerdo, y cesiones muy significativas por parte de todos.

La educación es un ámbito donde se libra desde hace años una batalla política e ideológica de gran trascendencia para el futuro del país, en un continuo y sesgado debate, del que algunos participan con las mejores intenciones. Desde hace tiempo, las formaciones políticas y los agentes educativos saben de su importancia para la configuración de nuevas realidades sociales y territoriales. En este momento de debilidad de las instituciones y también de las convicciones, hay sectores que vislumbran claramente la ocasión de lograr un nuevo modelo educativo que sirva para acelerar el cambio de modelo social y político que persiguen. Para ello es preciso, a través de la crítica exacerbada, el radicalismo de algunas propuestas y el adoctrinamiento, remover los cimientos más sólidos de la educación y desestabilizar la esencia y los pilares básicos de cualquier sistema educativo, entre los que se encuentran el profesorado y el propio papel de la escuela.

Por ello plantean la necesidad de una nueva educación que “democratice” la escuela –colocando en el mismo plano a alumnos, padres y profesores– y un “nuevo” profesor, que tenga menos relevancia y protagonismo en el proceso educativo, con limitada autoridad y atributos profesionales, para “la sociedad del siglo XXI” (un eufemismo de esa utopía que predican algunos). Otros, para quienes la educación también debiera ser la piedra angular del bienestar y del progreso social, demuestran una actitud claudicante en las cuestiones educativas, cuya importancia relativizan considerándolas susceptibles de cambalaches políticos.

Continuar leyendo »

Dic 21

De adanistas y retablos

RA

Rosalía Aller Maisonnave

 

El término “adanismo” se ha puesto de moda, pero no por un incremento de la lectura generalizado –ya quisiéramos– ni por un particular interés en el texto genesíaco. La consulta al diccionario académico nos enseña que es el “hábito de comenzar una actividad cualquiera como si nadie la hubiera ejercitado anteriormente”. Perfectamente adecuado, entonces, a la situación actual, donde una élite de “expertos” pretende mostrar el camino a los profesionales de la educación, las autoridades y la sociedad entera.

Al parecer, haberse formado para enseñar –así de sencillo– y haberlo hecho durante años o incluso décadas no habilita para opinar teóricamente sobre el tema. Y mucho menos para, con una mirada retrospectiva, valorar la evolución del panorama educativo de la etapa post­constitucional y su situación actual, deslindar sus “fortalezas y debilidades” –como gustan decir los hacedores de proyectos– y proponer qué es razonable y conveniente mantener y qué cambios se han de introducir para alcanzar un modelo educativo determinado.

Continuar leyendo »

Jun 06

Derechos, deberes y felicidad

RARosalía Aller Maisonnave

 

Vivir en un Estado de Derecho es un privilegio que no siempre valoramos en su justa medida. Bastan unos minutos de telediario para constatar que la mayor parte de la humanidad soporta la constante conculcación de sus derechos. Sin embargo, la Constitución Española es su consagración en esta sociedad, y la separación de poderes, una de sus garantías. Aunque debemos admitir que ni siquiera estos recaudos legales aseguran su plenitud, y su reivindicación es tarea irrenunciable incluso en las naciones consideradas más avanzadas.

Pero los derechos tienen su contracara: los deberes. El binomio muestra, desde su propia conformación, que priorizamos los primeros, aun alterando el orden alfabético, según el cual deberíamos mencionarlos en orden inverso. Así lo hace el propio texto constitucional, que trata, en su Título Primero, De los derechos y deberes fundamentales. Y es que mientras los derechos son percibidos como un elemento positivo, solemos sentir los segundos, en todos los órdenes de la vida, como una carga.

Continuar leyendo »

Jul 22

Ya estamos de vacaciones II. Actividades para aprender y disfrutar del verano.

 

 Si la semana pasada repasábamos la oferta museística para estas vacaciones, ahora nos vamos a detener en la variedad de actividades que podemos encontrar en centros culturales y salas de la capital. Cursos, exposiciones, cine de verano… ¡de todo para disfrutar del verano!

Cine de Verano. Actividades al aire libre para disfrutar de la ciudad en verano. (fuente: galeón.com)

Actividades al aire libre para disfrutar de la ciudad en verano. (fuente: galeón.com)

La Casa Encendida

Una de sus actividades más conocidas durante los meses de calor es el cine al aire libre, sin embargo este centro cultural completa su oferta con un amplio abanico de exposiciones, cursos, conciertos y seminarios. Os proponemos algunos:

  • Taller, Centro de recursos para proyectos en laboratorio de radio. Si estás pensando en montar alguna actividad audiovisual en tu centro, esta puede ser la oportunidad que buscabas para formarte y obtener recursos que te puedan ser de utilidad para su puesta en práctica. En la Comunidad de Madrid existen interesantes experiencias del uso educativo de la radio.

  • Cursos de imagen y sonido, ideales para comenzar a trabajar con determinadas herramientas de edición: Adobe Premier, Avid Media Composer…

Caixa Forum Madrid

Muy cerquita de La Casa Encendida encontramos otro punto de ebullición cultural, que nos propone una preciosa actividad de la que disfrutar en familia: Benjamín y el castillo del silencio (cuentos musicales).

Y por la noche (hasta el 24 de julio) Caixa Forum organiza un musical participativo con el que se pretende recorrer la historia del teatro musical.

Centro Cultural Conde Duque

Y si lo que te apetece es disfrutar del arte y la cultural al aire libre, sus patios cobran vida este verano para acoger un amplio abanico de actividades: conciertos, teatro, cine de verano, etc., y si tienes hambre, puedes disfrutar de su espacio gastronómico La Terraza.

 

Jun 06

Balance de un curso que se termina

Francisco Melcón, presidente de ANPE-Madrid.

Francisco Melcón, presidente de ANPE-Madrid.

En unos días diremos adiós a otro curso escolar. Un año de duro trabajo en difíciles condiciones que, además, coincide con la recta final de la presente legislatura. Creo que se impone hacer balance.

Yo soy profesor y partidario de una evaluación objetiva de los hechos, en este caso, la enseñanza pública en la Comunidad de Madrid. Para ello, he colocado en una balanza lo bueno y lo malo; lo peleado; lo conseguido y lo logrado… Lo perdido; los recortes, las políticas, los derechos del profesorado, etc. He hecho examen y mi conclusión no podría ser más desalentadora: la situación educativa no mejora.

Y no es porque la enseñanza pública madrileña tenga unos malos mimbres. ¡No! Los cimientos, que son su profesorado, son fuertes, pero los ladrillos que deben darle forma y apuntalar su crecimiento están debilitándose. La falta de un mínimo contenido negociador en la Mesa Sectorial –reducida a un papel testimonial–, la ausencia de transparencia, y la falta de comunicación con los representantes del profesorado siguen siendo la tónica dominante. Los canales de comunicación con los agentes sociales han sido dinamitados por la Consejería de Educación y cada vez se hace más difícil, sino imposible, tender nuevos puentes o reconstruir los ya existentes. No hay diálogo y mucho menos consenso.

La Administración se ha enrocado en una actitud antisindical y en la toma de decisiones unilaterales, con un talante que genera crispación y una forma de conducir la educación que no puede (ni debe) continuar. El debate, necesario y constructivo, sobre los temas educativos no existe ni en el Consejo Escolar ni en la Mesa Sectorial. La Consejería de Educación ha encontrado en los titulares de prensa el medio para anunciar sus medidas educativas, dejando de lado al profesorado y a sus representantes. Ha preferido provocar una suerte de debate demagógico en los medios de comunicación, lejos de miradas expertas, en su búsqueda del aplauso fácil. Y no le ha importado poner en solfa la valía del profesorado que está a su cargo, cuestionando su profesionalidad o cualificación.

El curso que termina, a un año escaso de las elecciones autonómicas, ha dejado patente la falta de interés del Gobierno regional por la enseñanza pública, más allá de proyectos estrella como el Bilingüismo o el Bachillerato de Excelencia, que a duras penas pueden maquillar el paulatino desmantelamiento de la escuela pública.

La falta de inversión; la disminución de las plantillas; la reducción de otros programas básicos; la apuesta por un modelo que no considera a la enseñanza pública el pilar fundamental del sistema educativo; el cierre paulatino de unidades de la red pública desde hace varios años, sin que disminuyan los conciertos; la idea recurrente de que el servicio educativo no debe ser prestado necesariamente por la Administración ni por funcionarios, sino que puede transferirse a la iniciativa privada, con tal de que el ciudadano esté satisfecho, nos llevan a concluir que tanto el Gobierno regional como la Consejería de Educación tienen el objetivo de avanzar hacia la privatización de la prestación del servicio educativo. Algo que ya se intentó, sin éxito, con la sanidad madrileña.

La desconsideración (por usar un término suave) hacia los docentes madrileños, sus docentes, ha evidenciado el verdadero talante y los tics de quienes dirigen la educación madrileña.

No han dudado a la hora de llamarnos vagos, privilegiados e ignorantes, señalándonos como responsables de las deficiencias del sistema educativo. Y tampoco les ha temblado el pulso a la hora de atribuirse para sí los méritos del mismo sistema que critican (y gestionan). Sólo hay que volver a leer las declaraciones del Gobierno sobre los resultados de PISA.

Defienden un concepto añejo y simplista de la educación reducido a algunos tópicos, cuando la forma de vida y las sociedades evolucionan y son cada vez más complejas. Lejos de reforzar los atributos profesionales de los docentes, el Ejecutivo parece que busca reducir sus competencias en favor de un tipo de profesor que sea un mero ejecutor de directrices metodológicas y curriculares. Unas concepciones que están alejadas de la realidad social y de la tradición educativa española de los últimos treinta y cinco años, que se perciben extemporáneas y ajenas al sentir mayoritario del profesorado y de la comunidad educativa.

He hecho balance y, si bien el profesorado de la enseñanza pública madrileña ha realizado un trabajo sobresaliente, su Consejería de Educación ha sacado el más clamoroso de los suspensos.

La enseñanza pública funciona gracias a ti

La enseñanza pública funciona gracias a ti

May 22

Dislexia. Profesores en acción habla con…

MARÍA SANZ-PASTOR,  presidenta de la Asociación Madrid con la Dislexia

“El profesor debe conocer la dislexia

y cómo tratarla en el aula para lograr normalizarla”

La dislexia es un trastorno del aprendizaje lectoescritor muy frecuente, de hecho, el 15% de la población mundial tiene este problema. Sin embargo, en ocasiones nuestro sistema educativo no contempla este trastorno y sus implicaciones a la hora de desarrollar sus estrategias educativas, lo que dificulta el aprendizaje para este alumnado, que debe realizar un esfuerzo ímprobo para alcanzar el nivel deseado. De hecho, según datos de la asociación Madrid con la Dislexia, uno de cada dos niños con dislexia no llega al Bachillerato y el 40% de todo el fracaso escolar en España está relacionado con esta situación.

Profesores en acción ha entrevistado a la presidenta de esta asociación, María Sanz-Pastor.

Madrid con la Dislexia

En la foto de izq. a dcha: Carmen Blanco, Soledad García Viedma, Almudena Muñoz-Rojas, Kathryn Hart, Margarita Cubillo, María Sanz-Pastor, Gloriana Hernanz.

Cuando hablamos de dislexia ¿a qué nos estamos refiriendo?

La dislexia es un trastorno que afecta al aprendizaje lectoescritor y, en etapas posteriores a dicho aprendizaje, a los procesos cognitivos en los que está presente la lectoescritura. También quedan en muchas ocasiones afectadas la memoria a corto plazo, la lateralidad… Hay que tener claro que la dislexia no es una discapacidad. La dislexia no es una enfermedad. Uno nace con dislexia y tiene dislexia. Ello supone que su cerebro está estructurado de forma distinta al de las personas que no tienen dislexia. El cerebro es como un ordenador. Sus canales de acceso a la información, a la data de su cerebro, están deteriorados o ralentizados, pero su data, su cerebro está perfecto, el único problema es como acceder a la información y como sacar o compartir la información que tiene. Ello se va a manifestar en problemas o dificultades de aprendizaje, sobre todo en lectoescritura.

¿A qué edad se puede detectar un problema de dislexia?

La detección precoz es esencial, cuanto antes mejor. A los tres y cuatro años se pueden detectar anomalías o cosas que no están bien: niños que no aprenden las rimas propias de la etapa, que tienen dificultad al nombrar los colores, en muchos casos dificultades de pronunciación, problemas de conciencia fonológica, no identifican la primera letra de las palabras. En estos casos es conveniente recurrir a la historia familiar, por el fuerte componente genético de la dislexia.

De cualquier manera, se puede empezar a trabajar en esos retrasos o dificultades independientemente de que el alumno vaya a desarrollar dislexia o no. Así, se van eliminando barreras en el aprendizaje, se van solucionando problemas y se está alerta en el proceso de aprendizaje lectoescritor. Los métodos fonológicos ayudan mucho en el proceso. El aprendizaje multisensorial, tocar las letras, manipularlas, pintarlas ayudará al niño en el proceso también son muy importantes

Como profesores, ¿cómo podemos darnos cuenta?

A la edad de 4 y 5 años es frecuente que los niños cometan fallos que son considerados rasgos disléxicos: escritura en espejo, rotación de algunas letras, dificultades al leer sílabas trabadas (calvo por clavo), silabas inversas. Para detectar a los niños que pueden presentar una dislexia con rasgos más graves y permanentes de los que presentan un retraso madurativo propio de la edad: en niños que todavía no tienen la madurez necesaria el perfil es armónico en la mayoría de las áreas de desarrollo. En un niño con dislexia existe mucha diferencia de madurez entre las diferentes áreas del desarrollo: unas estarán en claro desfase mientras otras presentan una evolución totalmente adecuada.

En niños mayores es muy común la falta de prosodia en cursos como 5º y 6º de Primaria, donde pueden llegar a presentar incluso lectura silábica. También presentan una dificultad tremenda para recordar ortografía arbitraria.

¿Se corrige?

Uno tiene dislexia toda su vida y en cuanto está bajo presión de tiempo o con conceptos nuevos suele salir a relucir. Si bien es cierto que con la terapia adecuada se llega a normalizar la dislexia y debería dejar de ser un problema. Se le enseña a saber solucionar los problemas que se le puedan presentar derivados de la dislexia y cómo afrontarlos, de manera que no tenga problemas en su vida diaria, ya sea en la etapa educativa o laboral.

¿Qué podemos hacer para ayudar a un alumno con esta dificultad?

Lo primero es tener empatía y humanidad. El profesor tiene debe de tener en cuenta que el niño con dislexia necesita más tiempo para realizar sus tareas y que la fatiga es mayor. Hay que respetar su intimidad, cuidar su autoestima, el niño es muy consciente de que algo no va bien. Hay que conocer su dislexia, cómo se manifiesta, sus dificultades específicas y ayudar desde su intervención a eliminarlas. Es esencial una comunicación fluida entre el colegio, la casa y el logopeda. Trabajando todos en una misma dirección y creando un clima de apoyo incondicional y favorable para el niño.

Asamblea en el aula

El profesor tiene debe de tener en cuenta que el niño con dislexia necesita más tiempo para realizar sus tareas y que la fatiga es mayor (fuente: chiquitajos.com)

¿Cuál debe ser el papel del profesor?

El profesor es esencial. El profesor debe conocer la dislexia y cómo tratarla en el aula para lograr normalizarla. El profesor lo es todo de 9 a.m a 5 p.m, por eso debesaber qué adecuaciones necesita ese niño, cómo llevarlas a cabo sin que por ello el niño se sienta distinto. Debe conocer a metodología multisensorial, cómo trabajarla y aplicarla en el día a día para facilitar el aprendizaje. Debe poder ver el potencial del niño con dislexia, valorarlo igual que a otro niño. Es importante que valore el esfuerzo, que siempre refuerce el éxito, que vea la progresión individual del alumno, no todo el camino que le queda por recorrer. El niño se tiene que sentir querido y valorado en el aula por sus compañeros y por el profesor.

Hay que evitar forzarle a leer en voz alta.

¿Y el de las familias?

Es esencial que la familia que se involucre de lleno. Que conozca la dislexia y cómo poder ayudar a su hijo. Va a convertirse en el abogado defensor de su hijo en el colegio cuando las cosas no vayan bien. En el apoyo emocional de su hijo en el día a día, va a ser el ‘coach’ o entrenador personal de su hijo. Necesitará mucha paciencia. La dislexia y la educación son una carrera de fondo. Debe de saber cómo proteger la autoestima de su hijo, debe de ayudarle en casa con los estudios, independientemente de la terapia, debe de estar siempre presente, mostrando su apoyo incondicional. Debe intentar lograr transmitir optimismo, que cree en el potencial de su hijo y que, aunque suponga un gran esfuerzo, merece la pena. Que no se sienta solo en las dificultades diarias

¿Existen técnicas especiales para facilitar su aprendizaje?

La metodología multisensorial es la gran aliada. Es muy importante utilizarla en el aula, facilita el aprendizaje no solo del niño con dislexia, también del resto de sus compañeros. En paralelo, el uso de nuevas tecnologías supone un gran avance y las técnicas de estudio como los mapas mentales son de gran ayuda.

¿Cómo traslado a mi clase que un alumno necesita un refuerzo especial frente al resto?

¿Le quitarías las gafas al miope? Entonces ,cómo no voy a ser capaz de ayudar a un alumno con dislexia. Debería explicarles qué es la dislexia y cómo afecta, contándolo con total normalidad y sin ningún tipo de prejuicios, explicando el porqué de cada ayuda. Debería hacer énfasis en lo mucho que puede aportar un alumno con dislexia al resto del grupo, poniendo el acento en los puntos positivos, por ejemplo su forma de ver las cosas, su creatividad… y haciendo referencia a los grandes inventores del siglo XX que tuvieron dislexia.

Si necesito más información, ¿dónde debo acudir?

Es esencial un informe diferencial, diagnóstico o dictamen. Los protocolos de detección y actuación no están claros en la Comunidad de Madrid. El profesor debe recurrir al Departamento de Orientación correspondiente. Los padres pueden acudir al pediatra, quien remite a otros profesionales para un diagnostico diferencial. La reeducación necesaria la llevará a cabo un logopeda. A veces es necesario complementarla con psicomotricidad.

La Asociación Madrid con la Dislexia presta un servicio de orientación tanto a familias como a profesores

Materiales para el aula:

* Guía Madrid con la Dislexia

Ene 15

Tiempos difíciles para la educación pública

francisco_melcon

Francisco Melcón, presidente ANPE-Madrid

Recientemente se ha aprobado la LOMCE en el Congreso de Diputados sin el apoyo de ningún grupo político, sin consenso, con una memoria económica insuficiente y de espaldas al profesorado. Una ley que el profesorado no puede apoyar por quedarse corta en cuanto a la redefinición del modelo educativo, que persiste; en cuanto a la estructura, no se contempla el bachillerato de tres años; y en cuanto a la vertebración del sistema educativo, queda muy debilitada. 

Continuar leyendo »

Nov 05

Educación madrileña: incertidumbre y descontento

francisco_melcon

Francisco Melcón, presidente ANPE-Madrid

Francisco Melcón Beltrán

Un nuevo curso ha comenzado en Madrid a golpe de titulares de prensa por las declaraciones del presidente regional, que ha fustigado nuevamente al colectivo docente, al anunciar en el Debate sobre el Estado de la Región en la Asamblea de Madrid, como principal objetivo para la educación madrileña, la mejora de los planes de estudios de los futuros maestros, tras los malos resultados del examen de conocimientos en las oposiciones de este año, apuntando explícitamente como causa principal de los males educativos la deficiente cualificación profesional de los maestros.

Continuar leyendo »