Entradas correspondientes a la etiqueta 'funcionariado'

Jun 06

Derechos, deberes y felicidad

RARosalía Aller Maisonnave

 

Vivir en un Estado de Derecho es un privilegio que no siempre valoramos en su justa medida. Bastan unos minutos de telediario para constatar que la mayor parte de la humanidad soporta la constante conculcación de sus derechos. Sin embargo, la Constitución Española es su consagración en esta sociedad, y la separación de poderes, una de sus garantías. Aunque debemos admitir que ni siquiera estos recaudos legales aseguran su plenitud, y su reivindicación es tarea irrenunciable incluso en las naciones consideradas más avanzadas.

Pero los derechos tienen su contracara: los deberes. El binomio muestra, desde su propia conformación, que priorizamos los primeros, aun alterando el orden alfabético, según el cual deberíamos mencionarlos en orden inverso. Así lo hace el propio texto constitucional, que trata, en su Título Primero, De los derechos y deberes fundamentales. Y es que mientras los derechos son percibidos como un elemento positivo, solemos sentir los segundos, en todos los órdenes de la vida, como una carga.

Continuar leyendo »

Feb 24

Paradojas de la LOMCE, una ley sin consenso

Francisco Melcón, presidente de ANPE Madrid (fuente: anpe-madrid.es)

Francisco Melcón, presidente de ANPE Madrid (fuente: anpe-madrid.es)

La aprobación de la LOMCE, que supone una modificación limitada de la LOE tras un largo y controvertido

proceso de aprobación, no cumplirá el objetivo para el cual se ha diseñado: no solucionará los problemas de la educación española, al nacer sin el menor consenso político ni del mundo educativo, imprescindibles para su aplicación. Una ocasión perdida para reformar en profundidad el sistema educativo español.Se queda escasa en destacados aspectos, lo que producirá el efecto contrario al deseado. En vez de una mayor vertebración del sistema educativo se da una mayor dispersión. No garantiza la libertad de elección de la lengua vehicular, pues la enseñanza en castellano en todo el territorio nacional se quedará en una mera declaración retórica al renunciar a garantizar ese derecho en la educación pública. Y lo que es más preocupante, no se priorizan el desarrollo y la mejora de la red pública como columna vertebral del sistema.

En otras cuestiones, so pretexto de mejorar la calidad, va más allá de lo razonable. Así, la mayor autonomía de los centros, sin que vaya acompañada de mayores recursos, colisiona con el escaso papel que se reconoce a los docentes, prácticamente excluidos de las decisiones técnico-profesionales y de la elección del director. Las excesivas atribuciones que se conceden a los equipos directivos; la disminución de las competencias de los claustros y consejos escolares; el excesivo peso de la Administración en la elección de los directores de los centros públicos; la cesión de suelo público para la construcción de centros privados o privados concertados; que los profesores de la enseñanza privada puedan corregir las pruebas externas… Estas son algunas de las cuestiones que suscitan el descontento de los docentes de la enseñanza pública, quienes perciben la norma con recelo y lejanía.

Profesor en clase

La LOMCE no prioriza en la escuela pública (fuente:lasprovincias.es)

 

Tampoco se está haciendo ningún esfuerzo por parte del Estado ni de la Comunidad de Madrid por lograr un mayor apoyo de la profesión educativa que, a juicio de Andreas Schleicher –director de PISA–, es mucho más importante que, simplemente, buscar un consenso político.

Recientemente un titular de prensa reflejaba que el ministro Wert reclamaba la “complicidad” de los profesores para aplicar la reforma. En realidad se refirió a “la complicidad de la comunidad educativa”. Es una lástima que no haya sido capaz de dirigirse expresamente al profesorado para reclamar su apoyo e implicación. No. Se dirige a la comunidad educativa, si bien, a renglón seguido, alude a un obvio papel de coach de los docentes. Unos docentes a los que la LOMCE priva de su autonomía y libertad de cátedra, que fueron ignorados premeditadamente durante su fase de elaboración y de aprobación, así como sus organizaciones representativas.

Dic 17

Estado de malestar

Rosalía Aller Maisonnave

En días pasados, el recién coronado monarca holandés anunciaba el fin del estado de bienestar para el país de los tulipanes. Si no fuera por las duras condiciones que implica para los ciudadanos este “cambio de modelo”, casi esbozaríamos una leve sonrisa nostálgica. Camuflada entre eufemismos, en España la crisis había comenzado a enseñar sus afiladas uñas —tijeras, diríamos—hace prácticamente un lustro, en un crescendo imparable de males económico-sociales que día a día siguen golpeando a la ciudadanía.

Continuar leyendo »