Entradas correspondientes a la etiqueta 'excelencia educativa'

Jul 20

Satisfacción de las familias madrileñas con la educación

Andrés Cebrián del Arco

 

El pasado mes de noviembre la presidenta regional, Cristina Cifuentes, presentó en el Pleno de la Asamblea de Madrid los resultados del primer Estudio sobre el grado de satisfacción de las familias madrileñas con la educación en la Comunidad de Madrid. Para dicho estudio se realizaron, entre los meses de septiembre y octubre, 1.600 entrevistas telefónicas a familias con hijos estudiando en centros educativos (públicos, concertados y privados) de la Comunidad de Madrid, durante el curso 2016-17, en las etapas de Educación Primaria y Secundaria.

La calificación que recibe el profesorado

es muy positiva

 

El 55,6 % de las familias consultadas tenían a sus hijos matriculados en centros públicos, el 38,1 % en concertados y el resto, el 6,4 %, en centros privados. De todos ellos, el 61,9 % cursaba estudios de Primaria y el 38,1 % de Secundaria Obligatoria.

El estudio recoge, entre muchas otras, las opiniones de las familias sobre el profesorado, el funcionamiento del centro, la adecuación de las tareas extraescolares (deberes), la jornada escolar, etc.

La calificación que recibe el profesorado es muy positiva. El 76,9 % de media de las familias encuestadas se muestran satisfechas o muy satisfechas con la forma de enseñar, la preparación de las clases, la motivación y la atención a los alumnos, la innovación y la comunicación con las familias de los docentes madrileños.

Continuar leyendo »

May 11

La nueva ¿educación?

Rosalía Aller Maisonnave

 

 

Si indubitable es el adjetivo, admitimos ciertas dudas respecto al significado del sintagma completo. Las mismas que se asocian a la perplejidad de tantos profesores, tradicionales o no, ante el tsunami innovador, que al tiempo que presenta un amplio abanico de propuestas no contrastadas, menosprecia la labor que desarrollan en centros educativos reales quienes reinventan a diario sus clases empleando metodología efectiva, actual o no.

“El buen maestro enseña más de lo que sabe”, decía mi abuelo. El docente –de todo nivel– hace un constante esfuerzo de superación para dar día a día lo mejor de sí mismo. Esto incluye también el cómo, que se ha convertido en la razón de ser de innumerables jornadas, simposios, ponencias, encuentros, plataformas, blogs, ebooks… Es fundamental saber transmitir los conocimientos, pero sin olvidar el carácter instrumental del medio empleado, que está al servicio de un fin: la formación integral de futuros ciudadanos, en la cual la adquisición de conocimientos ocupa un papel relevante.

Educar es más que enseñar, pero lo incluye. Una educación en la que se adelgazan y subestiman los contenidos cada vez más involuciona –mal que les pese a algunos– hacia ser cada vez menos educación.

Continuar leyendo »

Dic 22

Los otros deberes

andres2016Andrés Cebrián del Arco

 

El pasado 20 de noviembre se celebró, como todos los años, el Día Universal de la Infancia, fecha en la que se conmemora la aprobación en la Asamblea General de la ONU de la Declaración de los Derechos del Niño redactada por UNICEF en 1959. Dicha declaración se basa en diez principios fundamentales: Igualdad, Protección, Identidad, Alimentación, Vivienda y atención médica, Integración, Amor, Educación, Auxilio, Amparo y Solidaridad e incluye, además de derechos, una serie de deberes o responsabilidades que los niños y adolescentes deben cumplir.

Vivimos en una sociedad sobreprotectora en la que solo parecen importar el bienestar y la felicidad inmediata de los más pequeños. Todo vale para conseguir esos objetivos y nos estamos olvidando de que no son incompatibles con el cumplimiento de unos mínimos deberes y obligaciones esenciales para la formación integral de adultos maduros y responsables.

La Declaración de los Derechos del Niño de UNICEF estableció, entre otros, los siguientes deberes:

  • Respetarse entre ellos de manera humana, independientemente de raza, sexo, religión o cualquier otra condición.
  • No maltratarse entre ellos ni hacerse daño físico.
  • Hacer todo lo que puedan por cuidar el medioambiente.
  • Hacer el esfuerzo por aprender lo que sus educadores les enseñen, tanto como sus capacidades les permitan.
  • Ayudar todo lo que puedan a los más desfavorecidos, para que puedan gozar de una vida lo más completa posible.

Continuar leyendo »

Dic 21

De adanistas y retablos

RA

Rosalía Aller Maisonnave

 

El término “adanismo” se ha puesto de moda, pero no por un incremento de la lectura generalizado –ya quisiéramos– ni por un particular interés en el texto genesíaco. La consulta al diccionario académico nos enseña que es el “hábito de comenzar una actividad cualquiera como si nadie la hubiera ejercitado anteriormente”. Perfectamente adecuado, entonces, a la situación actual, donde una élite de “expertos” pretende mostrar el camino a los profesionales de la educación, las autoridades y la sociedad entera.

Al parecer, haberse formado para enseñar –así de sencillo– y haberlo hecho durante años o incluso décadas no habilita para opinar teóricamente sobre el tema. Y mucho menos para, con una mirada retrospectiva, valorar la evolución del panorama educativo de la etapa post­constitucional y su situación actual, deslindar sus “fortalezas y debilidades” –como gustan decir los hacedores de proyectos– y proponer qué es razonable y conveniente mantener y qué cambios se han de introducir para alcanzar un modelo educativo determinado.

Continuar leyendo »

Jun 06

Mi aula sin mí

Carolina2014 - copia
  Carolina Fernández del Pino Vidal

 

Se veía venir…

La Proposición No de Ley, sobre deberes, presentada por Ciudadanos y aprobada en la Asamblea de Madrid con el apoyo del PSOE y Podemos, con abstención del PP, es solo la constatación de que los políticos y algunas asociaciones de padres desprecian nuestra profesión y profesionalidad. No es una cuestión de si debe o no haber deberes, sino una demostración más de hasta qué punto consideran que somos innecesarios y prescindibles a la hora de tomar hasta las más elementales decisiones en el proceso educativo.

Esto solo es un clavo más en el ataúd que llevan años construyendo entre muchos sectores de la sociedad. Emprenden reformas educativas sin nosotros, llevan a cabo análisis del sistema educativo sin pedirnos opinión, deciden qué perfil profesional es necesario sin hacer caso a lo que decimos, y pedagogos que nunca han pisado nuestras aulas dictaminan, en “libros blancos”, grandes “verdades” sobre la educación sin haber tenido en cuenta las recomendaciones, basadas en la experiencia, de los profesores.

Continuar leyendo »

Jun 06

Derechos, deberes y felicidad

RARosalía Aller Maisonnave

 

Vivir en un Estado de Derecho es un privilegio que no siempre valoramos en su justa medida. Bastan unos minutos de telediario para constatar que la mayor parte de la humanidad soporta la constante conculcación de sus derechos. Sin embargo, la Constitución Española es su consagración en esta sociedad, y la separación de poderes, una de sus garantías. Aunque debemos admitir que ni siquiera estos recaudos legales aseguran su plenitud, y su reivindicación es tarea irrenunciable incluso en las naciones consideradas más avanzadas.

Pero los derechos tienen su contracara: los deberes. El binomio muestra, desde su propia conformación, que priorizamos los primeros, aun alterando el orden alfabético, según el cual deberíamos mencionarlos en orden inverso. Así lo hace el propio texto constitucional, que trata, en su Título Primero, De los derechos y deberes fundamentales. Y es que mientras los derechos son percibidos como un elemento positivo, solemos sentir los segundos, en todos los órdenes de la vida, como una carga.

Continuar leyendo »

Abr 13

Pacto de Estado para la educación: gracias, señores académicos

Rosalía Aller Maisonnave

Rosalía Aller Maisonnave

 

Sepultados bajo ingentes cantidades de declaraciones, jornadas, observatorios, foros, blogs y más sobre educación, el pasado 9 de febrero vemos un rayo de luz: nueve reales academias españolas, integradas en el Instituto de España, presentan su propuesta de un pacto de Estado para la educación, cuya lectura recomendamos encarecidamente.

¿Por qué tan sabias disquisiciones no han tenido, a nuestro entender, gran divulgación? ¿Será que no encajan en el “discurso oficial”, en el cual parece plantearse una incomprensible pugna entre pedagogía y conocimientos, donde estos son derrotados por knock out? Terrible sería admitir que esta es la respuesta, consideración que sometemos al buen entender de los lectores. Continuar leyendo »

Mar 31

Reflexiones sobre el Libro Blanco

Pilar Ramos Ortiz

 

De lo que llevo leído del Libro Blanco, que no tiene desperdicio, la única connotación positiva que encuentro es el color. Los que participan en la elaboración de este “libro” parece que se encierran en sí mismos para librarse de compromisos. Lo leído me transporta a un pensamiento basado en el silencio, el misterio y el desánimo.

Por ahora, lo único que saco en claro es que esas páginas expresan lo que se piensa, fingiendo haberlo meditado mucho.

Continuar leyendo »

Dic 01

Carta del presidente de ANPE-Madrid: elecciones sindicales

Querido/a compañero/a:

Francisco Melcón, presidente de ANPE-Madrid

La docencia tiene un relevante papel social y contribuye decisivamente al desarrollo de cada individuo y al progreso de la sociedad. Algo que, al parecer, no quieren entender nuestros gobernantes, insensibles con nuestro trabajo y con las dificultades que encontramos a diario en las aulas.

Nuestra situación ha ido empeorando año tras año con una pérdida sin precedentes de derechos retributivos, laborales y sociales, reflejada en una mengua en derechos laborales y retributivos, el aumento del horario lectivo y de las ratios, la tardía cobertura de las bajas por enfermedad, las condiciones precarias del profesorado interino y una larga lista de recortes que seguimos padecido.

Los docentes hemos sufrido en Madrid una reducción del 30 % en nuestro poder adquisitivo en los últimos cuatro años, como consecuencia de la rebaja del sueldo en 2010, las sucesivas congelaciones salariales y la injusta supresión de la paga extra de 2012. Para 2015 se anuncia la quinta congelación, otro duro golpe a las condiciones de trabajo del profesorado de la enseñanza pública.

Y a todo esto se añaden los reproches y dudas sobre nuestra profesionalidad, que lesionan gravemente la consideración social de los docentes y nos han hecho tanto daño como los propios recortes.

El trato directo con los alumnos es el hecho más importante y gratificante de esta profesión, que a pesar de todo nos entusiasma. Estamos apasionados por la educación, por la tarea que la enseñanza pública realiza para el bien común y por sus posibilidades de abrir horizontes en la sociedad.

ANPE demanda al Gobierno Regional un incremento urgente de la inversión educativa, que ha descendido en miles de millones de euros desde 2010, la recuperación del poder adquisitivo del profesorado y la mejora de las condiciones en que se desarrollan los procesos de enseñanza-aprendizaje en nuestra comunidad.

Es preciso que la sociedad entera —políticos, familias, agentes sociales y medios de comunicación— realice un esfuerzo por reconocer la importancia de la tarea que llevamos a cabo los docentes, y la educación se convierta en un proyecto común, que suscite los mayores consensos y nos ayude a superar esta crisis.

Concurrimos a estas elecciones sindicales después de cuatro años de trabajo incansable pero con pocos frutos, debido a la intransigencia de una Administración regional que ha focalizado las medidas de ajuste presupuestario y los recortes en un servicio esencial como es la educación.

Por todo ello, ANPE exige:

Oct 15

Participar o no, el dilema del prisionero

 

 

Rosalía Ma. Aller Maisonnave, secretaria de Comunicación de ANPE-Madrid

Dos prisioneros, cómplices en la comisión de un delito leve y uno grave, incomunicados, pueden ser condenados por el primer crimen, pues hay pruebas suficientes, pero no por el segundo, por falta de ellas, si ninguno confiesa haberlo cometido. Cada uno recibe la siguiente propuesta del fiscal:

—Si ninguno de ustedes confiesa el crimen grave, ambos solo serán condenados a dos años por el leve. Si usted confiesa, convenceré al jurado de que se ha arrepentido y el peso caerá sobre su compañero. En este caso, usted solo estaría en prisión un año y él diez.

—¿Y si ambos confesásemos? —pregunta el prisionero.

—En ese caso, no se beneficiará ninguno y, como se trata de un delito grave, es probable que ambos reciban una condena mínima de ocho años.

A este dilema se encuentran abocados los prisioneros:

cuadroprisionero3Existen dos posibilidades, piensa cada uno: que mi compañero confiese o no. Si lo hace, es mejor que yo también confiese; en caso contrario mi pena será de diez años de cárcel. Si él no confiesa y yo sí, podré beneficiarme de la propuesta del fiscal y en un año alcanzaré la libertad.

Como ambos concluyen, atendiendo más a su interés que al bien común, que lo mejor es confesar, los dos lo hacen, y su prisión, ocho años cada uno, es mucho más extensa que si hubiesen cooperado entre sí y ninguno de los dos hubiese confesado.
Con esta breve historia, que parece tomada de antiguas narraciones sapienciales, resume Paula Casal, en el  Diccionario Crítico de Ciencias Sociales dirigido por Román Reyes (UCM), uno de los problemas que analiza la Teoría de Juegos, rama de la Elección Racional, cuyos planteamientos son recogidos en diversas disciplinas, como la Economía, la Filosofía o las Ciencias Sociales.

La situación podría darse en un grupo amplio que desee alcanzar el “bien público” mediante una acción colectiva, como una manifestación, huelga, votación, etc., cuando entran en juego los intereses o razonamientos individuales. En un proceso electoral, estos factores –legítimos, sin duda– pueden ser diversos: desinterés general por el tema (“estoy centrado en mi trabajo”), desapego o desconfianza hacia la gestión de los representantes (“no creo en ellos, no podrán cambiar nada”), motivos personales (“no deseo dedicar tiempo a esto”), delegación en los demás (“que decidan otros, habrá participación suficiente”), minusvaloración de este derecho (“no merece la pena participar”), etc.

Al razonar así, olvidamos que, como señala la autora citada, El problema es que lo individualmente racional conduce al fracaso colectivo. En síntesis, quien se abstiene ejerce un derecho, pero debilita la defensa de legítimos intereses del colectivo al que pertenece, ergo, los suyos.

Y esto lo podemos aplicar a la cuestión sindical. Tu apoyo es el sustento y la razón de ser de una organización representativa del profesorado como ANPE, porque la fuerza de la democracia radica, en buena medida, en un amplio respaldo.

La participación del profesorado es una respuesta contundente a una Administración que sistemáticamente ha menospreciado la profesionalidad y el esfuerzo de los docentes con medidas extremas e injustificadas, enmarcadas en la desorganización y aderezadas con declaraciones improcedentes, que han hecho mella en la educación madrileña y mucho costará revertir. La voz de sus representantes ha sido ignorada, en muchos casos, en mesas sectoriales meramente informativas, ajenas a su condición esencial de ámbitos para el diálogo y la negociación.

Cuando la educación sigue recibiendo duros golpes, en el marco de una situación crítica pertinaz que se niega a remitir, aunque las autoridades anuncien tiempos mejores, tu silencio no será interpretado como neutralidad, sino como expresión de complacencia.

ANPE-Madrid cuenta contigo, porque tu opinión es imprescindible para la defensa de la educación pública madrileña.

No lo dudes, ¡participa!

Si te sumas participa. Campaña contra la abstención.

Si te sumas, multiplicas. Campaña contra la abstención.

Entradas más antiguas «