Entradas correspondientes a la etiqueta 'derechos'

May 15

Acuerdo Sectorial, Acuerdo Educativo: cuestión de prioridades

Francisco Melcón Beltrán

 

Si antes de que finalice el curso escolar no se ha firmado el insoslayable Acuerdo Sectorial para el profesorado de la enseñanza pública madrileña, tendremos que lamentar el tiempo y el esfuerzo dedicados, y achacarlo a la falta de voluntad política de un Gobierno regional que no habrá sabido ver su trascendencia y conveniencia como condición sine qua non para alcanzar el consenso en otros temas relevantes (Acuerdo Educativo y calendario escolar) para la educación madrileña.

Haber planteado al comienzo de la legislatura en el orden educativo como una prioridad la necesidad de un Acuerdo Educativo en la Comunidad de Madrid, cuando los escolares de esta región se sitúan en los puestos de cabeza en los informes TIMSS y PISA, a la altura de Finlandia y por encima de países como Alemania, Reino Unido, Austria o Francia y como una de las comunidades punteras dentro del mapa nacional, resulta chocante y puede interpretarse como un intento de conseguir la paz educativa en los próximos cuatro años.

A pesar de las concesiones que se hacen a algunos sectores políticos y educativos en el último borrador conocido del Acuerdo Educativo –que incorpora buena parte de su discurso neologsiano– y de los guiños y el protagonismo formal que les son otorgados en el Consejo Escolar y en la propia Consejería, vemos difícil conseguir ese acuerdo, pues estos no van a dar oxígeno al Gobierno regional en la coyuntura actual firmándolo, salvo que se asuman incondicionalmente su filosofía y modelo educativo.

Pensar lo contrario entra dentro de lo posible, pero probablemente se quede en la esfera de los buenos deseos.

Continuar leyendo »

May 14

Si un suspenso no es un suspenso, somos boyas a la deriva

Carolina Fernández del Pino Vidal

 

Como soy hija de mis tiempos, fui educada oralmente, informada por breves resúmenes de los contenidos de los escritos de grandes pensadores, de los grandes hechos de la historia. Solo tengo trazos difusos de lo que me precede y a veces esto me deja intelectualmente indefensa ante la realidad. Por lo que ante los acontecimientos recientes y no tan recientes que están marcando mi vida adulta, decidí “ojear” un libro del que me han llegado “oralmente” perlas preciosas, ante la posibilidad de que tal vez pudiese aportar algo de luz a lo que percibo como un descenso vertiginoso hacia la mediocridad o la falta de valores humanos.

El ser humano siempre me ha fascinado por su característica y diferenciadora costumbre de esforzarse, de evolucionar, de buscar respuestas, avances, soluciones, de buscar la luna, entender el cosmos y adentrarse en el infinito. Sin embargo ahora tengo la incómoda sensación de que hemos abandonado por completo esta faceta tan exclusivamente “humana”, paralizados ante una poco fructífera discusión de cómo se reparte el pastel, hasta convertirlo en migajas sobre las cuales seguimos discutiendo mientras el inexorable paso del tiempo, como el viento, se las va llevando y deja cada vez menos que repartir.

Ortega y Gasset en la introducción de La rebelión de las masas dice que:

Definimos el lenguaje como el medio que nos sirve para manifestar nuestros pensamientos. Pero una definición, si es verídica, es irónica, implica tácitas reservas, y cuando no se la interpreta así, produce funestos resultados. Así ésta. Lo de menos es que el lenguaje sirva también para ocultar nuestros pensamientos, para mentir. La mentira sería imposible si el hablar primario y normal no fuese sincero. La moneda falsa circula sostenida por la moneda sana.

Continuar leyendo »

May 13

Historia de las oposiciones

Esteban Serrano Tamayo

 

Los primeros antecedentes sobre la selección de profesorado en España los encontramos por el año 1588. En esta época, Felipe II achacaba los problemas que sufría la población a su gran ignorancia y pensaba que la solución estaba en la educación. Por ello, ideó un sistema de exámenes para seleccionar al mejor profesorado. Así, dentro de este proceso, establecía una serie de requisitos para los docentes como ir a la Corte para ser examinados, conocimientos en Doctrina Cristiana, Aritmética, Lengua castellana, etc.

El establecimiento de la Función Pública en el siglo XIX lleva pareja la regulación legal de los exámenes de acceso a través del Real Decreto de 18 de junio de 1852, bajo el Gobierno de Bravo Murillo. Esta situación no garantiza la inamovilidad en la condición de empleado público, continuando el fenómeno conocido como “cesantía” (paga que disfrutaban ciertos empleados cesantes, de acuerdo con las leyes).

La estabilidad del empleado público, una vez superada la fase de examen, solo se conseguiría con el denominado Estatuto Maura, aprobado mediante la Ley de Bases de 22 de julio de 1918. A partir de este momento, solo se perdería la condición de funcionario por motivos disciplinarios y no por los cambios de Gobierno.

La Constitución española de 1978 ratifica esta práctica mediante la posibilidad de acceso a la Función Pública cuando se acrediten los principios de igualdad, mérito y capacidad.

Continuar leyendo »

May 11

La nueva ¿educación?

Rosalía Aller Maisonnave

 

 

Si indubitable es el adjetivo, admitimos ciertas dudas respecto al significado del sintagma completo. Las mismas que se asocian a la perplejidad de tantos profesores, tradicionales o no, ante el tsunami innovador, que al tiempo que presenta un amplio abanico de propuestas no contrastadas, menosprecia la labor que desarrollan en centros educativos reales quienes reinventan a diario sus clases empleando metodología efectiva, actual o no.

“El buen maestro enseña más de lo que sabe”, decía mi abuelo. El docente –de todo nivel– hace un constante esfuerzo de superación para dar día a día lo mejor de sí mismo. Esto incluye también el cómo, que se ha convertido en la razón de ser de innumerables jornadas, simposios, ponencias, encuentros, plataformas, blogs, ebooks… Es fundamental saber transmitir los conocimientos, pero sin olvidar el carácter instrumental del medio empleado, que está al servicio de un fin: la formación integral de futuros ciudadanos, en la cual la adquisición de conocimientos ocupa un papel relevante.

Educar es más que enseñar, pero lo incluye. Una educación en la que se adelgazan y subestiman los contenidos cada vez más involuciona –mal que les pese a algunos– hacia ser cada vez menos educación.

Continuar leyendo »

Ene 17

Amueblando cabezas

 

Sofía Bernardosofia2 Jáñez

 

Llevamos un tiempo escuchando diversas opiniones sobre las tareas que llevan a casa los estudiantes. Debates, entrevistas en la televisión o en la prensa. Todo el mundo parece saber qué es mejor y qué deberíamos hacer los docentes en el ejercicio de nuestra labor diaria.

El colmo, en mi opinión, es el anuncio de una tienda de muebles qué lanza su campaña “deberes” con el slogan: “menos deberes y más cenas en familia”. Personalmente no entiendo qué tienen que ver los deberes con la venta de muebles. Es una intromisión gratuita y dañina a la profesión docente.

Esta situación me conduce a una reflexión. Propongo darle la vuelta a la situación para medir el grado de atrevimiento e intromisión. ¿Les recomendaría yo, como profesional docente, la mejor forma para fabricar y vender muebles de calidad?

La situación parece cuanto menos cómica rozando incluso la vertiente ofensiva. Parece legítimo pensar que si a mí no se me ocurre, entonces por qué a ellos sí.

Continuar leyendo »

Dic 22

Los otros deberes

andres2016Andrés Cebrián del Arco

 

El pasado 20 de noviembre se celebró, como todos los años, el Día Universal de la Infancia, fecha en la que se conmemora la aprobación en la Asamblea General de la ONU de la Declaración de los Derechos del Niño redactada por UNICEF en 1959. Dicha declaración se basa en diez principios fundamentales: Igualdad, Protección, Identidad, Alimentación, Vivienda y atención médica, Integración, Amor, Educación, Auxilio, Amparo y Solidaridad e incluye, además de derechos, una serie de deberes o responsabilidades que los niños y adolescentes deben cumplir.

Vivimos en una sociedad sobreprotectora en la que solo parecen importar el bienestar y la felicidad inmediata de los más pequeños. Todo vale para conseguir esos objetivos y nos estamos olvidando de que no son incompatibles con el cumplimiento de unos mínimos deberes y obligaciones esenciales para la formación integral de adultos maduros y responsables.

La Declaración de los Derechos del Niño de UNICEF estableció, entre otros, los siguientes deberes:

  • Respetarse entre ellos de manera humana, independientemente de raza, sexo, religión o cualquier otra condición.
  • No maltratarse entre ellos ni hacerse daño físico.
  • Hacer todo lo que puedan por cuidar el medioambiente.
  • Hacer el esfuerzo por aprender lo que sus educadores les enseñen, tanto como sus capacidades les permitan.
  • Ayudar todo lo que puedan a los más desfavorecidos, para que puedan gozar de una vida lo más completa posible.

Continuar leyendo »

Nov 06

Olvidar la memoria

RARosalía Aller Maisonnave

 

“Se soportan fácilmente las críticas, pero no se soporta la burla”, afirmó sabiamente Molière, confirmando así el papel de la sátira en la corrección de los vicios humanos.

Con un sentido menos pedagógico, parece haberse instaurado en algunas voces el menosprecio burlón y prácticamente incuestionable del uso de la memoria en el proceso educativo, dando a entender la irracionalidad e inanidad de esta facultad.

Continuar leyendo »

Jun 06

Mi aula sin mí

Carolina2014 - copia
  Carolina Fernández del Pino Vidal

 

Se veía venir…

La Proposición No de Ley, sobre deberes, presentada por Ciudadanos y aprobada en la Asamblea de Madrid con el apoyo del PSOE y Podemos, con abstención del PP, es solo la constatación de que los políticos y algunas asociaciones de padres desprecian nuestra profesión y profesionalidad. No es una cuestión de si debe o no haber deberes, sino una demostración más de hasta qué punto consideran que somos innecesarios y prescindibles a la hora de tomar hasta las más elementales decisiones en el proceso educativo.

Esto solo es un clavo más en el ataúd que llevan años construyendo entre muchos sectores de la sociedad. Emprenden reformas educativas sin nosotros, llevan a cabo análisis del sistema educativo sin pedirnos opinión, deciden qué perfil profesional es necesario sin hacer caso a lo que decimos, y pedagogos que nunca han pisado nuestras aulas dictaminan, en “libros blancos”, grandes “verdades” sobre la educación sin haber tenido en cuenta las recomendaciones, basadas en la experiencia, de los profesores.

Continuar leyendo »

Jun 06

Derechos, deberes y felicidad

RARosalía Aller Maisonnave

 

Vivir en un Estado de Derecho es un privilegio que no siempre valoramos en su justa medida. Bastan unos minutos de telediario para constatar que la mayor parte de la humanidad soporta la constante conculcación de sus derechos. Sin embargo, la Constitución Española es su consagración en esta sociedad, y la separación de poderes, una de sus garantías. Aunque debemos admitir que ni siquiera estos recaudos legales aseguran su plenitud, y su reivindicación es tarea irrenunciable incluso en las naciones consideradas más avanzadas.

Pero los derechos tienen su contracara: los deberes. El binomio muestra, desde su propia conformación, que priorizamos los primeros, aun alterando el orden alfabético, según el cual deberíamos mencionarlos en orden inverso. Así lo hace el propio texto constitucional, que trata, en su Título Primero, De los derechos y deberes fundamentales. Y es que mientras los derechos son percibidos como un elemento positivo, solemos sentir los segundos, en todos los órdenes de la vida, como una carga.

Continuar leyendo »

Abr 14

El profesorado hoy, entre el desencanto y la confusión

Francisco Melcón Beltrán

 

Hay un aspecto preocupante que en el debate educativo se toca de soslayo: el desánimo y el desencanto en la profesión docente, un fenómeno que existe en mayor medida de la que trasciende, cuyas causas vienen de largo y son múltiples y complejas. Sin caer en el pesimismo, se puede afirmar que son manifiestas la desorientación y la confusión reinantes entre los docentes en su quehacer profesional y respecto al papel que desempeñan en el proceso de enseñanza. Ejercen su función a la defensiva, pues el marco de referencia de su trabajo, oficio o profesión es movedizo y no está claro.

El punto de vista y las opiniones del profesorado no interesan a una Administración que ha decidido desde hace tiempo, en colaboración con otros agentes, ocultar los ejes esenciales que dan sentido a su profesión y rebajar el estatus y la dimensión de su tarea.

Continuar leyendo »

Entradas más antiguas «