Etiqueta: Docente

¿Por qué nuestros políticos no opositan?

Julio Díaz Escolante

 

Era una propuesta del que fuera alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, que alegaba que para todo trabajo había que pasar unos filtros, unas pruebas, ya que no todos valemos para todo, ¿por qué nuestros políticos no los pasan o es que todos valen?

Viene esto a cuento a que hace días rondaba por mi cabeza la idea de escribir algo en respuesta a la afrenta de la Consejería de Educación, Juventud y Empleo de la Comunidad de Madrid, que ha filtrado a los medios de comunicación un informe con presuntos datos sobre las oposiciones al Cuerpo de Maestros celebradas en esa comunidad en el año 2011.

Continuar leyendo

Nuevo curso, nueva legislatura, nuevos vientos

 

Francisco Melcón Beltrán

 

El curso 2015-2016 se inicia con una nueva legislatura en la que el Gobierno Regional se encuentra en minoría, a expensas del catálogo de compromisos exigidos por un partido emergente, Ciudadanos, que al apoyar la investidura de la actual presidenta le permite gobernar.

En una coyuntura sin mayorías absolutas, se impone en los nuevos gestores madrileños una forma de hacer política y de abordar los temas educativos y del profesorado diametralmente opuesta a la de la etapa anterior y cuyos primeros síntomas ya se evidencian.

 

Se impone en los nuevos gestores madrileños

una forma de abordar los temas educativos y del profesorado

diametralmente opuesta a la de la etapa anterior

 

El nuevo consejero ha manifestado en repetidas ocasiones que “no entiende la gestión de la educación sin escuchar a los sindicatos educativos”. Una declaración de intenciones y una toma de posición esperanzadora que genera interesantes expectativas para los docentes madrileños y que, desde ANPE, valoramos positivamente. Esperemos que el diálogo y la negociación sean también elementos inherentes a la gestión educativa del nuevo titular y se plasmen en acuerdos beneficiosos para el profesorado en los próximos meses que puedan confirmar, por la vía de los hechos, las buenas impresiones de este inicio de curso.

Continuar leyendo

Las intenciones las conocemos… Los hechos los esperamos

Manuel Diez Diez

Manuel Diez Diez

 

Comenzamos un nuevo curso, pienso que más organizado que los precedentes, con un nuevo equipo de gestión de la educación en la Comunidad de Madrid, con intenciones de actuación plausibles y loables ,y donde tras dos legislaturas de nulos avances, recortes continuados y escasa consideración al colectivo docente, esperamos verlas plasmadas en hechos.

Hay tarea por realizar. Voluntad de aportación de sugerencias e ideas por parte de ANPE, no va a quedar.

Continuar leyendo

De acoso escolar a acoso laboral

Carolina2014 - copia

Carolina Fernández del Pino Vidal

 

En 2007, Finlandia implantó un programa antiacoso llamado KiVa, que está teniendo unos resultados espectaculares. Básicamente, se basa en educar a los niños y adultos para, por una parte, prevenir el acoso y, por otra, hacerle frente cuando surge, porque como explican en varios documentos informativos, aunque se puede reducir el acoso bastante, nunca va a desaparecer.

El programa me parece especialmente interesante porque se centra en ese amplio sector de alumnos que no son víctimas ni verdugos, ya que las numerosas investigaciones en las que se han basado para desarrollar este programa llegaron a la conclusión de que la mayoría era una parte importante del problema. Pretende que la mayoría se haga responsable de la situación y la prepara para enfrentarse al acoso y apoyar a la víctima.

Continuar leyendo

Fin de legislatura y educación

Francisco Melcón Beltrán

 

Estamos expectantes por saber si, tras el 24 de mayo, se confirmarán los pronósticos y, junto con la legislatura, finalizará también un ciclo donde el bipartidismo ceda ante los partidos emergentes la llave de la gobernabilidad de la Comunidad de Madrid.

Según las encuestas, al menos dos de ellos irrumpirán con fuerza en la escena autonómica, otros perderán su hegemonía y alguno desaparecerá o quedará reducido a un papel meramente anecdótico. Las alianzas postelectorales serán inevitables y las medidas políticas precisarán de consensos y acuerdos a varias bandas para gobernar.

Este nuevo ciclo será el contrapunto a las mayorías absolutas que trajeron consigo una arrolladora forma de hacer política de los últimos gobiernos madrileños, prescindiendo del acuerdo y del consenso con otras fuerzas y agentes sociales en los asuntos de mayor calado y trascendencia.

En un intento por desviar el foco de su responsabilidad y sus propias carencias, durante esta legislatura han señalado reiteradamente a los sindicatos, en colaboración con algunos medios de comunicación, en una campaña de desprestigio indiscriminado, como entes prescindibles causantes de los problemas de la ciudadanía.

Continuar leyendo

El Gobierno concede a don Abel Martínez Oliva la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, solicitada por ANPE

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se concede, a título póstumo, la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a Don Abel Martínez Oliva por cumplir con su deber como profesor, protegiendo a sus alumnos y compañeros profesores en el IES Joan Fuster de Barcelona.

El pasado 20 de abril, Abel Martínez Oliva fallecía trágicamente a manos de un alumno de trece años, al defender a una compañera que resultó herida, al igual que otra docente y dos alumnos.

Abel Martínez, de 35 años, había nacido en Lérida y era licenciado en Historia. Impartía clases de Ciencias Sociales en este centro desde hacía solo diez días, en sustitución de una colega. Como tantos profesores interinos, se veía obligado a recorrer institutos de Cataluña, desplazarse muchos kilómetros, preparar nuevos temas constantemente, algo que hacía con suma responsabilidad y vocación. Compañeros y amigos elogiaron la pasión por la enseñanza de Abel, seguidor del Barça, aficionado a la música, los deportes y los cómics, con cuyos héroes fue comparado. Sus alumnos, conmocionados, enviaron numerosos mensajes de despedida.

El presidente nacional de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, solicitó en la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado la concesión, a título póstumo, de la Gran Cruz de Alfonso X para D. Abel Martínez Oliva, el docente muerto violentamente en el ejercicio de sus funciones. El Consejo Escolar del Estado ha enviado sendas cartas al centro y a la familia del fallecido, expresando sus condolencias y anunciando que solicitará al Ministerio que inicie cuanto antes el proceso para otorgar esta alta distinción.

Por su parte, Francisco Melcón Beltrán, presidente de ANPE-Madrid, también pidió en la Comisión Permanente del Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid la reprobación por el trágico fallecimiento de este profesor y que el Presidente de este consejo trasladase el apoyo y las condolencias a la familia y a la comunidad educativa del centro.

La Orden Civil de Alfonso X el Sabio se destina a premiar a las personas físicas y jurídicas y a las Entidades tanto españolas como extranjeras, que se hayan distinguido por los méritos contraídos en los campos de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia y la investigación o que hayan prestado servidos destacados en cualquiera de ellos en España o en el ámbito internacional, según establece el Real Decreto 954/1988, de 2 de septiembre, en su Artículo 1º.

Desde ANPE consideramos que la concesión de la máxima condecoración civil de España es un merecido homenaje al profesor, su familia y compañeros, y un reconocimiento a la callada y constante labor de los docentes que a diario ejercen su vocación en las aulas.

 

Ellos mandan porque nosotros obedecemos

Inmaculada Suárez Valdés

Inmaculada Suárez Valdés

 

 

Es difícil educar si al que se le educa no desea ser educado. Es muy difícil impartir conocimientos si el receptor de los mismos se niega a recibirlos.

La situación actual de la enseñanza discurre en no pocas ocasiones por estos derroteros: grupos ingobernables, alumnos impertinentes, provocadores, coléricos sin causa, con poca tolerancia a la frustración, alumnos que llevan como santo y seña en sus actuaciones cuestionar y doblegar al profesor.

En algo nos hemos debido de equivocar si cada día con más frecuencia –y aquí no vale echar balones fuera– al enfrentarnos a ciertos grupos o a ciertos alumnos del grupo, se nos hace un nudo en el estómago y nuestras palpitaciones suben de nivel.

Es cierto: los alumnos han cambiado y no son lo que eran, pero nosotros como colectivo, no nos engañemos, hemos propiciado este cambio.

21_ellosmandan_pArrastrados por la corriente de ciertas metodologías pedagógicas, bienintencionadas desde luego, hemos querido ser tan democráticos, tan dialogantes que hemos convertidos a niños y adolescentes en pequeños tiranos que ejercen su despotismo sin ningún miramiento: ellos deciden, mandan, organizan, están en posesión de la verdad, merecen la máxima credibilidad, y nosotros, profesionales ya acostumbrados a ser cuestionados por la Administración, padres, alumnos, equipos directivos o compañeros, obedecemos.

El problema no son solo los alumnos, también lo son nuestras actuaciones, las ideas que tenemos sobre el papel que debemos desempeñar en la educación, nuestros miedos, nuestros complejos.

Flaco favor hacen al conjunto del profesorado ciertos directores que asumen como función propia la defensa y protección del alumno, según ellos, el eslabón más débil. Esto es lo que denuncia un cierto número de profesores que perciben que estos directores, ante conductas contrarias a la convivencia, permiten o disculpan actuaciones de padres o alumnos, dejando indefensos a los profesores, sin justificación alguna. Señores, la Ley está para cumplirla.

En educación, todos expertos

Inmaculada Suárez Valdés

Inmaculada Suárez Valdés

 

 

Años de aprendizaje, de estudio y preparación para llegar a una triste conclusión: todo nuestro esfuerzo ha sido inútil, cualquier persona –padres, alumnos, vecinos…– nos da lecciones de pedagogía sin necesidad de pasar por ninguna facultad.


Uno cree que sus años de experiencia en las aulas le curten, por aquello de que “todo lo que no acaba contigo te hace más fuerte”, pero lo cierto es que siguen haciendo mella en nuestro estado de ánimo las faltas de consideración, el “calumnia que algo queda “ y la forma que tanto padres como alumnos tienen de arrogarse la capacidad de cuestionarnos, no solo nuestra metodología o los contenidos que impartimos –establecidos por ley– sino que, como una forma más de rizar el rizo, puede entrar incluso a debate algo tan crucial e importante para la educación del alumno como es el color de bolígrafo que se utiliza en las correcciones (hechos reales).

En ninguna otra profesión, que yo sepa, a sus profesionales se les cuestionan con tanta virulencia sus decisiones y su formación. En ninguna otra profesión se admite que personal externo a la misma, y por lo tanto profano en la materia, quiera organizar, presionar o saber más que el propio especialista.

Sin embargo, en educación, todo vale y nada sorprende. Ni a propios, al admitir las injerencias que se perpetran sin ninguna justificación razonable por ciertos elementos de la comunidad educativa y con la aquiescencia de los distintos representantes de la Administración, nia ajenos que se adjudican el derecho de cuestionar cualquier decisión, sea pedagógica o de organización, y además exigen –de señor a vasallo– ser obedecidos en todas sus peticiones por absurdas que resulten.

profesor

Y es que ya no es el alumno quien se debe adaptar al profesor, ni el que tiene esforzarse por aprender los contenidos que establece el currículo, ni el que debe ser correcto en el trato con los demás, ni el que acata los horarios o fechas de exámenes, ni al que se le evalúan el aprovechamiento y los conocimientos adquiridos de acuerdo con los contenidos establecidos en la programación. No, ahora es el alumnado el que decide, a tenor de las denuncias que formula y de la viabilidad que se les da, cómo y cuándo se hace un examen, los criterios de evaluación y los contenidos que deben evaluarse, el qué y el cómo de los temas a tratar en clase, lo que es correcto o no en cuestiones de convivencia. Ahora, ocupando el hueco que como profesionales nos hemos dejado arrebatar, surgen los “entendidos” que se adjudican conocimientos y decisiones que no son de su competencia, entre ellas la capacidad de juzgar –sin necesidad de recurrir al buen criterio de los especialistas en educación, que los hay– la idoneidad del profesor y exigir su inmediata destitución.

Malos tiempos corren para la educación y sus profesionales si desde la Administración se permiten y toleran injerencias en nuestra profesión y nosotros mismos como colectivo no somos capaces de decir basta.

Participar o no, el dilema del prisionero

 

 

Rosalía Ma. Aller Maisonnave, secretaria de Comunicación de ANPE-Madrid

Dos prisioneros, cómplices en la comisión de un delito leve y uno grave, incomunicados, pueden ser condenados por el primer crimen, pues hay pruebas suficientes, pero no por el segundo, por falta de ellas, si ninguno confiesa haberlo cometido. Cada uno recibe la siguiente propuesta del fiscal:

—Si ninguno de ustedes confiesa el crimen grave, ambos solo serán condenados a dos años por el leve. Si usted confiesa, convenceré al jurado de que se ha arrepentido y el peso caerá sobre su compañero. En este caso, usted solo estaría en prisión un año y él diez.

—¿Y si ambos confesásemos? —pregunta el prisionero.

—En ese caso, no se beneficiará ninguno y, como se trata de un delito grave, es probable que ambos reciban una condena mínima de ocho años.

A este dilema se encuentran abocados los prisioneros:

cuadroprisionero3Existen dos posibilidades, piensa cada uno: que mi compañero confiese o no. Si lo hace, es mejor que yo también confiese; en caso contrario mi pena será de diez años de cárcel. Si él no confiesa y yo sí, podré beneficiarme de la propuesta del fiscal y en un año alcanzaré la libertad.

Como ambos concluyen, atendiendo más a su interés que al bien común, que lo mejor es confesar, los dos lo hacen, y su prisión, ocho años cada uno, es mucho más extensa que si hubiesen cooperado entre sí y ninguno de los dos hubiese confesado.
Con esta breve historia, que parece tomada de antiguas narraciones sapienciales, resume Paula Casal, en el  Diccionario Crítico de Ciencias Sociales dirigido por Román Reyes (UCM), uno de los problemas que analiza la Teoría de Juegos, rama de la Elección Racional, cuyos planteamientos son recogidos en diversas disciplinas, como la Economía, la Filosofía o las Ciencias Sociales.

La situación podría darse en un grupo amplio que desee alcanzar el “bien público” mediante una acción colectiva, como una manifestación, huelga, votación, etc., cuando entran en juego los intereses o razonamientos individuales. En un proceso electoral, estos factores –legítimos, sin duda– pueden ser diversos: desinterés general por el tema (“estoy centrado en mi trabajo”), desapego o desconfianza hacia la gestión de los representantes (“no creo en ellos, no podrán cambiar nada”), motivos personales (“no deseo dedicar tiempo a esto”), delegación en los demás (“que decidan otros, habrá participación suficiente”), minusvaloración de este derecho (“no merece la pena participar”), etc.

Al razonar así, olvidamos que, como señala la autora citada, El problema es que lo individualmente racional conduce al fracaso colectivo. En síntesis, quien se abstiene ejerce un derecho, pero debilita la defensa de legítimos intereses del colectivo al que pertenece, ergo, los suyos.

Y esto lo podemos aplicar a la cuestión sindical. Tu apoyo es el sustento y la razón de ser de una organización representativa del profesorado como ANPE, porque la fuerza de la democracia radica, en buena medida, en un amplio respaldo.

La participación del profesorado es una respuesta contundente a una Administración que sistemáticamente ha menospreciado la profesionalidad y el esfuerzo de los docentes con medidas extremas e injustificadas, enmarcadas en la desorganización y aderezadas con declaraciones improcedentes, que han hecho mella en la educación madrileña y mucho costará revertir. La voz de sus representantes ha sido ignorada, en muchos casos, en mesas sectoriales meramente informativas, ajenas a su condición esencial de ámbitos para el diálogo y la negociación.

Cuando la educación sigue recibiendo duros golpes, en el marco de una situación crítica pertinaz que se niega a remitir, aunque las autoridades anuncien tiempos mejores, tu silencio no será interpretado como neutralidad, sino como expresión de complacencia.

ANPE-Madrid cuenta contigo, porque tu opinión es imprescindible para la defensa de la educación pública madrileña.

No lo dudes, ¡participa!

Si te sumas participa. Campaña contra la abstención.

Si te sumas, multiplicas. Campaña contra la abstención.

Homenaje a los docentes jubilados en Getafe

 

Manuel Diez Diez, vicepresidente ANPE-Madrid

Manuel Diez Diez, vicepresidente ANPE-Madrid

El pasado 6 de junio –un año más, y van 22–, el Ayuntamiento de Getafe, a través de su Concejalía de Educación, rindió merecido homenaje a los docentes de la localidad que,tras una larga etapa de actividad profesional, alcanzan la merecida jubilación de su actividad docente.

Este acto, del que hemos sido pioneros en la Comunidad de Madrid, se viene celebrando año tras año como signo de gratitud y reconocimiento al profesorado de la localidad en la que ha prestado servicios y donde ha contribuido de forma clara a la formación de sus ciudadanos.

Un acto, pues, de gran tradición, que solía reunir a importante número de profesores de la localidad, aunque por algunos vaivenes organizativos del último año el aforo del conservatorio se ha visto mermado de afluencia. Esperemos que se vayan corrigiendo estos desfases y que los recortes no afeen un acto de tanta transcendencia, por su significado, y vuelva a ser lo que fue.

Desde ANPE siempre pensamos que cuando algo está bien, lo haya hecho quien lo haya hecho, no hay que cambiarlo, por lo que pedimos volver a lo que tantos años ha sido valorado por todos.

El acto, copresidido por el alcalde de la ciudad y por el director de Área Territorial, sirvió para reconocer el servicio prestado por los compañeros a la sociedad en general y a la localidad de Getafe, en particular. Justo reconocimiento, por tanto, al que nos sumamos con satisfacción y orgullo.

Ciertamente los recortes se están cebando en un sector al que todos consideran prioritario en sus planteamientos electorales. Ahora lo volveremos a ver en los programas de las próximas elecciones, pero donde la incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace, es una realidad incuestionable. A pesar de todo, el docente sobrevive y presta sus servicios con eficacia y profesionalidad y, aunque lo clase política nos cuestione, la sociedad nos valora.

ANPE, como siempre, aprovecha para homenajear, reconocer y valorar la labor profesional de compañeros y amigos, tanto de los asistentes como de quienes declinaron la presencia, en su derecho al anonimato. Vicente, Isabel, Sebas, Víctor, Tomás, Antonio, como muestra del grupo de los veinticuatro y del resto de ausentes a lo que antes aludía, felicidades sinceras, se os echará de menos en los centros educativos, pues habéis sido ejemplo de trabajo diario y profesionalidad, pero merecéis el descanso. Felicidades y a disfrutar de la nueva forma de vida más tranquila, relajada y merecida.

No pude estar presente físicamente por mis deberes sindicales, pero estuve con vosotros y ahí me seguís teniendo.

Para los que estamos en puertas de poder celebrar este evento, solo deseamos que nuestras autoridades actúen con sensatez y realismo, valoren la dedicación y el esfuerzo que supone la actividad docente y sigan facilitando la posibilidad de la jubilación anticipada.

Felicidades compañeros y felicidades al Ayuntamiento.

Homenaje a los docentes jubilados en Getafe. (foto: ANPE-Madrid)

Homenaje a los docentes jubilados en Getafe. (foto: ANPE-Madrid)

 

Esperamos cunda el ejemplo entre las administraciones, y que este reconocimiento se haga día a día a lo largo de toda la actividad docente, considerando a este servicio como esencial, manteniéndolo al margen de la crisis económica y alejado de los vaivenes políticos.