Etiqueta: Administración

¿Quién quiere ser el responsable?

Carolina2014 - copia Carolina Fernández del Pino Vidal

 

Ponerse al frente de un centro educativo, de una clase llena de niños o adolescentes es una actividad en la que interviene un espectro casi infinito de factores. Siendo verdad que es una de las profesiones más bonitas que existen, también y sin que nos demos cuenta, se debe ser muy valiente para ser profesor y aún más para ser equipo directivo. 

En un mundo en que parece que todos esperamos que las cosas que no dependen de nosotros funcionen a la perfección, asumir responsabilidades se torna peligroso. El mundo no es perfecto y nuestros centros educativos tampoco.

Continuar leyendo

Negociar… es avanzar

Manuel Diez Diez blog

Manuel Diez Diez

 

En la pasada publicación decía: “Las intenciones las conocemos… los hechos los esperamos”. A día de hoy ¡seguimos esperando!  

Yo entiendo que después de ocho años de nulos logros, recortes continuados, ausencia de diálogo, declaraciones desafortunadas, etc. por parte de nuestros gobernantes, puede resultar complicado virar 180º el estilo del nuevo gobierno, sustentado por el mismo grupo político, pero ese fue el compromiso adquirido y ¡hay que cumplirlo! En otras facetas de administración, como en sanidad, se ha hecho y eso, en mi opinión, es coherencia con lo prometido.

Continuar leyendo

Los docentes, la campaña electoral y las ocurrencias

Carolina2014 - copia

Carolina Fernández del Pino Vidal

 

Si ya en los últimos años hemos tenido que escuchar a los políticos y sus “expertos” solucionar “mágicamente” los problemas de nuestro sistema educativo a base de ocurrencias, a lo largo de esta campaña electoral parecen decididos a superarse.

No es tanto lo que plantean, sino más bien la ligereza y falta de conocimiento con que lo hacen. Sacan a relucir ideas inconexas como si fueran por sí solas el Santo Grial.

Continuar leyendo

Nuevo curso, nueva legislatura, nuevos vientos

 

Francisco Melcón Beltrán

 

El curso 2015-2016 se inicia con una nueva legislatura en la que el Gobierno Regional se encuentra en minoría, a expensas del catálogo de compromisos exigidos por un partido emergente, Ciudadanos, que al apoyar la investidura de la actual presidenta le permite gobernar.

En una coyuntura sin mayorías absolutas, se impone en los nuevos gestores madrileños una forma de hacer política y de abordar los temas educativos y del profesorado diametralmente opuesta a la de la etapa anterior y cuyos primeros síntomas ya se evidencian.

 

Se impone en los nuevos gestores madrileños

una forma de abordar los temas educativos y del profesorado

diametralmente opuesta a la de la etapa anterior

 

El nuevo consejero ha manifestado en repetidas ocasiones que “no entiende la gestión de la educación sin escuchar a los sindicatos educativos”. Una declaración de intenciones y una toma de posición esperanzadora que genera interesantes expectativas para los docentes madrileños y que, desde ANPE, valoramos positivamente. Esperemos que el diálogo y la negociación sean también elementos inherentes a la gestión educativa del nuevo titular y se plasmen en acuerdos beneficiosos para el profesorado en los próximos meses que puedan confirmar, por la vía de los hechos, las buenas impresiones de este inicio de curso.

Continuar leyendo

Las intenciones las conocemos… Los hechos los esperamos

Manuel Diez Diez

Manuel Diez Diez

 

Comenzamos un nuevo curso, pienso que más organizado que los precedentes, con un nuevo equipo de gestión de la educación en la Comunidad de Madrid, con intenciones de actuación plausibles y loables ,y donde tras dos legislaturas de nulos avances, recortes continuados y escasa consideración al colectivo docente, esperamos verlas plasmadas en hechos.

Hay tarea por realizar. Voluntad de aportación de sugerencias e ideas por parte de ANPE, no va a quedar.

Continuar leyendo

De acoso escolar a acoso laboral

Carolina2014 - copia

Carolina Fernández del Pino Vidal

 

En 2007, Finlandia implantó un programa antiacoso llamado KiVa, que está teniendo unos resultados espectaculares. Básicamente, se basa en educar a los niños y adultos para, por una parte, prevenir el acoso y, por otra, hacerle frente cuando surge, porque como explican en varios documentos informativos, aunque se puede reducir el acoso bastante, nunca va a desaparecer.

El programa me parece especialmente interesante porque se centra en ese amplio sector de alumnos que no son víctimas ni verdugos, ya que las numerosas investigaciones en las que se han basado para desarrollar este programa llegaron a la conclusión de que la mayoría era una parte importante del problema. Pretende que la mayoría se haga responsable de la situación y la prepara para enfrentarse al acoso y apoyar a la víctima.

Continuar leyendo

Todo vale cuando se trata de un profesor

 

inmaculada Suárez Valdés

Inmaculada Suárez Valdés

 

 

Antes todo era más sencillo. La comunicación entre padres y profesores discurría por otros derroteros: diálogo directo, entrevista con el profesor, escucha activa y el pensamiento más o menos generalizado de que la colaboración entre ambas partes era imprescindible en la educación de los hijos.

Pero eso era antes, cuando estaban delimitadas las funciones y competencias de cada sector de la comunidad educativa y al profesor se le reconocía como autoridad en su función educadora y como persona especialista en su materia.

No sé muy bien en qué momento se abandonó el camino; lo que sí sé es que distintas circunstancias y actitudes nos han conducido a un terreno de arenas movedizas que cada día se hace más difícil de sortear. Tanto cuidado debemos prestar a que una mirada no sea mal interpretada, a que un tono de voz, una broma, una llamada de atención no nos traigan problemas que andamos al final más atentos al cómo lo digo –para que nadie se sienta ofendido– que al contenido que estamos trasmitiendo.

Desde la Administración y nosotros mismos hemos permitido que el virus del “todo vale cuando se trata de un profesor” se haya inoculado en el mundo educativo. Nuestra postura de inacción y el pensamiento mágico: a mí esas cosas no me pasan –hasta que me pasan– contribuyen a perpetuar las conductas difamatorias y agresivas que muchas veces los padres utilizan contra nosotros.

Resulta preocupante el cariz que están tomando estas malas prácticas. Hablo con conocimiento de causa. El servicio del Defensor del Profesor recibe diariamente llamadas de profesores/as que denuncian los malos modos, los gritos, insultos, injurias, denuncias… que están sufriendo de unos padres que no tienen reparo en recurrir a la mentira, a la exageración, a sacar las cosas de contexto con tal de dejar claro que son dueños de vidas y haciendas y los que imponen las normas, aunque estas nada tengan que ver con el hecho de educar, formar o adquirir conocimientos.

Pero lo más triste de todo es el refuerzo que reciben estos padres en sus actuaciones: direcciones que escuchan y permiten, junto con las difamaciones, los malos modos de alumnos y progenitores; una Inspección que se presta al juego y prejuzga antes de conocer los hechos. El sentido común debería bastar para darse cuenta de la sinrazón de lo que se denuncia. Pero lo cierto es que una vez abierta la veda el profesor lo tiene difícil, al menos durante el tiempo que dura la cacería.

Da igual que esos mismos padres hagan alarde de prepotencia en el momento de la denuncia, se muestren violentos en sus expresiones o maleducados; que las cuestiones que se planteen tengan más que ver con un afán de dictar sus propias normas que con que el profesor haya transgredido alguna de las normas establecidas en el plano administrativo, personal o pedagógico

Y lo que más llama la atención de todo. Estos responsables de la Administración, que no aguantarían del profesorado una palabra más alta que otra, que reaccionan con severidad si creen sentirse amenazados ante cualquier observación contraria a sus propuestas, exigen que sus administrados pasen por las horcas caudinas de padres y alumnos si no quieren ver cómo a estos se les sirve en bandeja su vida profesional en forma de expediente administrativo.

Carta del presidente de ANPE-Madrid: elecciones sindicales

 

        Francisco Melcón Beltrán        presidente de ANPE-Madrid

 

Querido/a compañero/a:

La docencia tiene un relevante papel social y contribuye decisivamente al desarrollo de cada individuo y al progreso de la sociedad. Algo que, al parecer, no quieren entender nuestros gobernantes, insensibles con nuestro trabajo y con las dificultades que encontramos a diario en las aulas.

Nuestra situación ha ido empeorando año tras año con una pérdida sin precedentes de derechos retributivos, laborales y sociales, reflejada en una mengua en derechos laborales y retributivos, el aumento del horario lectivo y de las ratios, la tardía cobertura de las bajas por enfermedad, las condiciones precarias del profesorado interino y una larga lista de recortes que seguimos padecido.

Los docentes hemos sufrido en Madrid una reducción del 30 % en nuestro poder adquisitivo en los últimos cuatro años, como consecuencia de la rebaja del sueldo en 2010, las sucesivas congelaciones salariales y la injusta supresión de la paga extra de 2012. Para 2015 se anuncia la quinta congelación, otro duro golpe a las condiciones de trabajo del profesorado de la enseñanza pública.

Y a todo esto se añaden los reproches y dudas sobre nuestra profesionalidad, que lesionan gravemente la consideración social de los docentes y nos han hecho tanto daño como los propios recortes.

El trato directo con los alumnos es el hecho más importante y gratificante de esta profesión, que a pesar de todo nos entusiasma. Estamos apasionados por la educación, por la tarea que la enseñanza pública realiza para el bien común y por sus posibilidades de abrir horizontes en la sociedad.

ANPE demanda al Gobierno Regional un incremento urgente de la inversión educativa, que ha descendido en miles de millones de euros desde 2010, la recuperación del poder adquisitivo del profesorado y la mejora de las condiciones en que se desarrollan los procesos de enseñanza-aprendizaje en nuestra comunidad.

Es preciso que la sociedad entera —políticos, familias, agentes sociales y medios de comunicación— realice un esfuerzo por reconocer la importancia de la tarea que llevamos a cabo los docentes, y la educación se convierta en un proyecto común, que suscite los mayores consensos y nos ayude a superar esta crisis.

Concurrimos a estas elecciones sindicales después de cuatro años de trabajo incansable pero con pocos frutos, debido a la intransigencia de una Administración regional que ha focalizado las medidas de ajuste presupuestario y los recortes en un servicio esencial como es la educación.

Por todo ello, ANPE exige:

El Defensor del Profesor, una década al servicio del profesorado

Inmaculada Suárez, responsable del servicio Defensor del Profesor de ANPE-Madrid

Inmaculada Suárez, responsable del servicio Defensor del Profesor de ANPE-Madrid

El próximo miércoles el sindicato ANPE presenta los datos anuales de Defensor del Profesor, una de las ruedas de prensa más esperadas del año para los medios del sector, pero también para el profesorado.

¿Por qué? Porque para los medios, lo datos que allí se ofrecen, además de ser totalmente objetivos, son una clara (y a veces triste) radiografía del estado anímico de nuestro sistema educativo, lo que los convierte en material de interés social e informativo con el que dotar de contenido a sus espacios. Son relevantes, son cercanos y son veraces, el sueño de todo periodista.

Pero ésta también es una cita importante para el profesorado, ya que el informe anual del Defensor del Profesor destapa ante la opinión pública los problemas reales a los que se enfrenta un docente en su tarea diaria en el aula. Y lo que es más importante, quien pone sobre la mesa los problemas de los profesores son también profesores, que entienden por lo que atraviesan (empatizan) y así se lo trasladan a la opinión pública.  No hay trampa ni cartón. Son docentes hablando de los problemas que afectan a su profesión.

En 2015 se cumplirán diez años de la puesta en marcha de este servicio por parte del sindicato ANPE. Toda una década de trabajo dedicado a escuchar, resolver y denunciar situaciones complicadas: estrés, acoso e incluso de maltrato al profesorado.

 

El Defensor del Profesor, una década al servicio del profesorado

El Defensor del Profesor, una década al servicio del profesorado

En este tiempo el Defensor del Profesor ha atendido más de 20.000 llamadas y ha logrado todo un hito para la enseñanza madrileña, la promulgación de la Ley de Autoridad de Profesor de la Comunidad de Madrid, que ha establecido (entre otras cosas) la presunción de veracidad del docente. Esta ley se ha ido extendiendo paulatinamente al resto de la CCAA.

El miércoles se presentan los datos correspondientes al curso 2013-14. El jueves, el Defensor del Profesor continuará trabajando para cumplir otros diez años más de servicio y defensa de los intereses de los docentes.

ANPE-Madrid, docentes como tú

ANPE-Madrid, docentes como tú

ANPE-Madrid, docentes como tú

Participar o no, el dilema del prisionero

 

 

Rosalía Ma. Aller Maisonnave, secretaria de Comunicación de ANPE-Madrid

Dos prisioneros, cómplices en la comisión de un delito leve y uno grave, incomunicados, pueden ser condenados por el primer crimen, pues hay pruebas suficientes, pero no por el segundo, por falta de ellas, si ninguno confiesa haberlo cometido. Cada uno recibe la siguiente propuesta del fiscal:

—Si ninguno de ustedes confiesa el crimen grave, ambos solo serán condenados a dos años por el leve. Si usted confiesa, convenceré al jurado de que se ha arrepentido y el peso caerá sobre su compañero. En este caso, usted solo estaría en prisión un año y él diez.

—¿Y si ambos confesásemos? —pregunta el prisionero.

—En ese caso, no se beneficiará ninguno y, como se trata de un delito grave, es probable que ambos reciban una condena mínima de ocho años.

A este dilema se encuentran abocados los prisioneros:

cuadroprisionero3Existen dos posibilidades, piensa cada uno: que mi compañero confiese o no. Si lo hace, es mejor que yo también confiese; en caso contrario mi pena será de diez años de cárcel. Si él no confiesa y yo sí, podré beneficiarme de la propuesta del fiscal y en un año alcanzaré la libertad.

Como ambos concluyen, atendiendo más a su interés que al bien común, que lo mejor es confesar, los dos lo hacen, y su prisión, ocho años cada uno, es mucho más extensa que si hubiesen cooperado entre sí y ninguno de los dos hubiese confesado.
Con esta breve historia, que parece tomada de antiguas narraciones sapienciales, resume Paula Casal, en el  Diccionario Crítico de Ciencias Sociales dirigido por Román Reyes (UCM), uno de los problemas que analiza la Teoría de Juegos, rama de la Elección Racional, cuyos planteamientos son recogidos en diversas disciplinas, como la Economía, la Filosofía o las Ciencias Sociales.

La situación podría darse en un grupo amplio que desee alcanzar el “bien público” mediante una acción colectiva, como una manifestación, huelga, votación, etc., cuando entran en juego los intereses o razonamientos individuales. En un proceso electoral, estos factores –legítimos, sin duda– pueden ser diversos: desinterés general por el tema (“estoy centrado en mi trabajo”), desapego o desconfianza hacia la gestión de los representantes (“no creo en ellos, no podrán cambiar nada”), motivos personales (“no deseo dedicar tiempo a esto”), delegación en los demás (“que decidan otros, habrá participación suficiente”), minusvaloración de este derecho (“no merece la pena participar”), etc.

Al razonar así, olvidamos que, como señala la autora citada, El problema es que lo individualmente racional conduce al fracaso colectivo. En síntesis, quien se abstiene ejerce un derecho, pero debilita la defensa de legítimos intereses del colectivo al que pertenece, ergo, los suyos.

Y esto lo podemos aplicar a la cuestión sindical. Tu apoyo es el sustento y la razón de ser de una organización representativa del profesorado como ANPE, porque la fuerza de la democracia radica, en buena medida, en un amplio respaldo.

La participación del profesorado es una respuesta contundente a una Administración que sistemáticamente ha menospreciado la profesionalidad y el esfuerzo de los docentes con medidas extremas e injustificadas, enmarcadas en la desorganización y aderezadas con declaraciones improcedentes, que han hecho mella en la educación madrileña y mucho costará revertir. La voz de sus representantes ha sido ignorada, en muchos casos, en mesas sectoriales meramente informativas, ajenas a su condición esencial de ámbitos para el diálogo y la negociación.

Cuando la educación sigue recibiendo duros golpes, en el marco de una situación crítica pertinaz que se niega a remitir, aunque las autoridades anuncien tiempos mejores, tu silencio no será interpretado como neutralidad, sino como expresión de complacencia.

ANPE-Madrid cuenta contigo, porque tu opinión es imprescindible para la defensa de la educación pública madrileña.

No lo dudes, ¡participa!

Si te sumas participa. Campaña contra la abstención.

Si te sumas, multiplicas. Campaña contra la abstención.