¿Por qué nuestros políticos no opositan?

Julio Díaz Escolante

 

Era una propuesta del que fuera alcalde de A Coruña, Francisco Vázquez, que alegaba que para todo trabajo había que pasar unos filtros, unas pruebas, ya que no todos valemos para todo, ¿por qué nuestros políticos no los pasan o es que todos valen?

Viene esto a cuento a que hace días rondaba por mi cabeza la idea de escribir algo en respuesta a la afrenta de la Consejería de Educación, Juventud y Empleo de la Comunidad de Madrid, que ha filtrado a los medios de comunicación un informe con presuntos datos sobre las oposiciones al Cuerpo de Maestros celebradas en esa comunidad en el año 2011.

La difusión de estos presuntos datos supone un grave ataque a la línea de flotación de un colectivo tan digno como es el de los opositores a la docencia, poniendo bajo sospecha de incapacidad a la totalidad del profesorado de la Enseñanza Pública.

Se me viene de inmediato a la cabeza un artículo escrito por Arturo Pérez Reverte, PATENTE DE CORSO, en el que dice que le gustaría ver opositando a nuestros políticos para poder desempeñar su profesión, ya que como bien reseñaba “la actividad política que determina el presente y condiciona el futuro, puede caer en manos de cualquiera. A veces, quizás, de individuos excepcionalmente preparados, pero también, y eso resulta menos excepcional, de cualquier analfabestia incompetente, varón o hembra, incapaz de articular sujeto, verbo o predicado, cuyo único mérito, o aval, es compartir ideología o intereses a menudo una y otros van íntimamente relacionados con un partido político concreto”.

Llevamos unos años escuchando que somos unos vagos, cuando dedicamos nuestra vida a esta profesión, y eso lo dicen unos señores que no pisan sus escaños o se dedican a jugar al “apalabrados” en ellos; años escuchando que trabajamos poco, cuando algunos de estos individuos se permiten el lujo de no aparecer durante meses por su puesto de trabajo y otros muchos lo hacen como una parte más del mobiliario de sesiones; años escuchando que no desempeñamos bien nuestro trabajo, cuando los españoles en la encuesta del CIS de febrero consideran la docencia como la profesión más valorada globalmente. ¡Como se atreven!

Sé que os preguntaréis cómo no entro de lleno en nuestra defensa, pues la verdad es que me cuesta tanto ponerme a la altura de tanto impresentable que lo voy retrasando, pero entiendo que he de cumplir con las expectativas que el título haya podido generar diciendo que si nuestros políticos tuvieran que superar un examen muchos de ellos suspenderían con toda probabilidad en asignaturas tan fundamentales en su profesión, como son los idiomas y las nuevas tecnologías.

 

Cena en Naciones Unidas para clausurar una reunión sobre cambio climático. El presidente Bush se cruza con Zapatero y le dice en su conocido español chapucero hola ¿cómo está? Zapatero responde “muy bien” y Bush cierra la micro-conversación con un “goot to see you again” (me alegra verle de nuevo) ante la cara estupefacta de nuestro presidente que sonríe y dice “aha, aha”.

Pregunta a Zapatero en inglés: ¿puede contestarnos como han ido las conversaciones? Respuesta de Zapatero “Zenkiu”.

 

Los españoles hemos estado peleados con los idiomas de siempre, pero cada vez es mayor el número de los que dominan al menos una lengua, requeridos por los distintos ámbitos profesionales. Los políticos siguen a su ritmo; el expresidente José María Aznar, que tuvo ocho años para aprender, decidió estudiar inglés ya fuera del gobierno para trabajar para el magnate Rupert Murdoch y para sus clases en Georgetown.

Y esto por no hablar del esperpento que era escuchar al “Generalísimo” en algo que desde el Régimen aseguraba que era inglés.

Deseo por otro lado, que el lector disfrute aún más recordando que la actual alcaldesa de Madrid entendía que un gobierno tripartito lo puede ser con dos partidos e incluso trasladarnos a una clase de microbiología para hablarnos de gaviotas reidoras, podríamos hacerla acompañar de algún Ministro de Sanidad que allá por el año 1981, hablando de la intoxicación de la colza, dijo que un bichito del que él conocía el nombre y el primer apellido, pero no el segundo, y que era tan pequeñito que si se caía de una mesa se mataba, ese era el causante.

He de reconocer, que si es cierto lo que dicen, algún opositor no estaba muy puesto en Geografía ni tampoco en ubicar alguno de nuestros ríos pero quiero recordar a estos políticos que los lapidaron que su compañero Federico Trillo, delante de las tropas españolas en Irak se quedó tan ancho con su ¡Viva Honduras!

Y en lengua, ¿cómo se defienden en nuestra lengua nuestros políticos?, pues después de escuchar a Carmen Romero (ex de Felipe González) con sus jóvenes y jóvenas que luego copió nuestra Bibiana Aído con sus miembros y miembras pues me temo que de seguir así a partir de ahora tendremos jirafas y jirafos y policías y policíos.

De faltas de ortografía nada que decir después de ver que nuestros gobernantes son capaces de escribir “aprovar”, “hinundaciones”, entormo”…o como aparecía una frase en un vídeo del PP, “cual va a ser la ciudad que va ha organizar los Juegos Olímpicos”.

Lo que sí no podemos negar es que nuestros representantes tienen unas altas capacidades que les permiten en un “plis plas” ponerse al día en temas diversos; no se me olvida cuando Jordi Sevilla, Zapatero era oposición, le dijo que con dos tardes serían suficientes para aprender lo que necesitaba para dominar la Economía; ya luego en el gobierno aplicando esas enseñanzas, nos dice que la economía española está en la “champión” y en “na” nos endosa 3.000.000 de españoles en las listas del paro.

No deseo hacer más escarnio de la situación, pero me resisto a prescindir de dos o tres perlitas antes de finiquitar este cabreo-alegato:

Siendo Esperanza Aguirre Ministra de Cultura y preguntada por Saramago dijo, Sara Mago es una excelente pintora, ahí va eso y se quedó tan ancha.

Recuerdo también que cuando nuestra ilustre Bibiana Aído anunció la puesta en marcha de un número de teléfono para maltratadores, rectificó después que el mismo no era para maltratadores sino para resolver dudas de los hombres.

No olvido a nuestro Mariano Rajoy cuando al ser preguntado por el cambio climático dijo que él no sabía nada pero su primo…, o Manuel Chaves con su “Espí Alquino” por esquí alpino, o el famoso lumbreras que dijo que “se ganó Zaragoza en una hora” bueno en una hora no fue, fueron siete meses.

Yo sé que muchas de estas pifias provocan hilaridad, otras producen lo mismo que las críticas a esos opositores, una sensación similar a la de una bota de fútbol impactando contra la entrepierna.

A diferencia de la demagogia de la Administración Educativa de Madrid cierro mi carta-denuncia diciendo que sería muy injusto si no digo que tenemos políticos que hablan siete idiomas, cinco…Licenciados en Derecho, en Económicas, en Químicas, profesores de universidad, de instituto…con amplia experiencia laboral, destacadas personalidades, artistas… pero deploro a esos que han ido a rebuscar en el fango entre miles y miles de exámenes para encontrar cuatro anécdotas y desprestigiar a todo un colectivo simplemente para crear una cortina de humo ante un problema que nada tenía que ver con nuestra capacidad y prestigio profesional.

Deja un comentario