Faltan profesores. ¿Por qué será?

Carolina Fernández del Pino Vidal

El comienzo del curso en toda España ha dejado claro que existe un déficit de profesores. Las Comunidades se han abalanzado, unas sobre otras, en un intento de atraer a profesionales cualificados para impartir clases. En algunas especialidades, especialmente en Formación Profesional y Enseñanzas Artísticas, hay una carencia total de aspirantes que cumplan con los requisitos necesarios y estén dispuestos a dedicarse a la docencia.

El reto de atraer profesionales a la docencia no es nuevo.

Múltiples estudios de la OECD y la Unión Europea vienen señalando la importancia del profesorado y su impacto sobre el proceso educativo. Los resultados académicos de los alumnos no solo se ven afectados por la calidad del profesorado, sino también por su motivación. Los países buscan fórmulas para atraer a los mejores estudiantes hacia estudios encaminados a la enseñanza y también para evitar que los profesores abandonen o se desmotiven.

No se puede pedir una educación
individualizada e inclusiva sin bajar ratios

La importancia que tiene nuestra profesión no está reflejada en condiciones laborales suficientemente competitivas para compensar las dificultades que conlleva.

Hay muchos factores que dirigen a los futuros profesionales hacia un campo u otro. Uno muy importante es la vocación. La vocación, sin embargo, se va construyendo en base a la información que recibe el individuo a lo largo de su vida. Todos queremos acceder a un puesto de trabajo que marque la diferencia, pero también influye la necesidad de acceder a una profesión que haga posible disfrutar de unas condiciones de bienestar y seguridad económica adecuadas al esfuerzo que se ha realizado en la etapa formativa.

Es importante que se tengan en cuenta muchos factores, ya que el económico, aunque tiene su peso, no es el único que se pone en la balanza, especialmente cuando se trata de una profesión como la nuestra, que requiere grandes dosis de entrega, energía y renovación.

Reconocimiento social

En el Estudio Internacional de Enseñanza y Aprendizaje (TALIS, Teaching and Learning International Survey), promovido por la OCDE, aproximadamente solo el 26 % de los profesores de los países miembros consideraba que su trabajo estaba reconocido por la sociedad. En España, menos del 20 % estaba de “acuerdo” o “muy de acuerdo” con que su profesión era valorada por la sociedad.

Sin embargo, numerosos estudios demuestran que la sociedad española sí tiene una valoración alta del profesorado.

La disociación que existe entre la percepción de los docentes sobre cómo la sociedad valora su profesión y cómo en realidad es valorada hace necesario preguntarse cómo se puede producir un desencuentro tan radical entre ambas percepciones.

El prestigio social de una profesión engloba consideraciones sobre sus funciones e importancia para la sociedad y se evidencia en los salarios, sus responsabilidades y el respeto a su profesionalidad y criterio.

A lo mejor de ahí viene el problema. Que, a pesar de la gran importancia que tiene nuestra labor, los salarios, el respeto hacia nuestros conocimientos y decisiones y el respaldo que recibimos de las administraciones dejan claro que, en realidad, no debe de ser tanta, si tenemos en cuenta los siguientes factores.

Retribuciones en comparación con otras carreras profesionales

La falta de universitarios que deciden encarrilar sus carreras profesionales hacia la docencia refleja no solo la valoración real de la profesión docente por la sociedad, sino también la percepción que se tiene de las retribuciones, especialmente si se comparan con otras opciones que requieren la misma formación.

En algunas especialidades de Secundaria, Formación Profesional y Enseñanzas Artísticas, la diferencia de salario puede situarse en al menos un 20 %.

Si queremos atraer y mantener a profesionales capacitados, debemos aminorar la diferencia entre los sueldos de los profesores y otras profesiones que requieren la misma formación, además de ofrecer la posibilidad de desarrollar una carrera profesional.

No solo es importante el sueldo inicial, también es importante la progresión del sueldo y el momento en que este se incrementa. De acuerdo con el informe Profesores y equipos directivos en Europa 2017/18 Sueldos y complemento, basado en datos de Eurydice (1), los docentes españoles tienen que esperar 39 años para alcanzar el sueldo máximo que, por otra parte, se define en el informe como incremento modesto al situarse por debajo del 50 %, en torno al 42 %.

El reto de atraer profesionales a la docencia no es nuevo

El informe señala que es importante el momento en que se alcanzan estas mejoras, ya que afectan a más profesores y durante más años, e inciden de forma positiva sobre las condiciones laborales.

Reformas educativas

Si queremos seguir contando con los mejores profesionales, las administraciones deben abordar el problema teniendo en cuenta muchos factores. Evidentemente el reconocimiento social y las retribuciones son dos aspectos de peso, pero existen otros que, combinados, afectan a nuestra profesión de forma significativa.

Que las reformas educativas no se negocien con los profesores influye en el reconocimiento social que tenemos. No se puede decir que el profesorado es importante y no tener en cuenta su experiencia a la hora de llevar a cabo una reforma educativa. El mensaje que se lanza a la sociedad queda claro y nosotros lo hemos recibido: nuestra opinión no cuenta y no merece ser tenida en cuenta.

Ratios y horas lectivas

Las ratios siguen siendo altas. Llevamos reclamando que se bajen desde que empezó la locura de reformas educativas en nuestro país. No se puede pedir una educación individualizada e inclusiva y luego no bajar las ratios.

La sociedad no debe confundir la jornada laboral con las horas lectivas. Cada hora lectiva supone horas adicionales de trabajo. La preparación de clases, cada vez más complicada, las evaluaciones y el seguimiento de los alumnos y su progreso son una parte intrínseca de nuestra profesión, pero se hace fuera del horario lectivo. Hay profesores en Secundaria que ven a 300 alumnos a la semana. El trabajo que esto conlleva hace que los profesores dediquen más horas que las contempladas en su horario laboral.

Burocracia

Es preciso que se lleve a cabo un estudio sobre el tiempo que la burocracia roba a los docentes. Una vez que se tenga una radiografía real de la situación, se debería buscar fórmulas para reducir al mínimo el tiempo que se invierte, eliminando duplicidades, mejorando los procedimientos y los programas y plataformas digitales.

Protección de la Administración y tolerancia cero con cualquier tipo de acoso o agresión

Cada vez más los profesores se ven envueltos en situaciones que para una persona de a pie son impensables. El acoso al que en ocasiones se ven sometidos los docentes en las redes sociales es inimaginable para la mayoría de los trabajadores. Es inaceptable que se produzcan situaciones de agresión verbal o física y mucho menos que estas agresiones se produzcan en un medio público, pudiendo dañar no solo la integridad del profesional, sino también la de sus familiares. Cuando los profesores se encuentran en estas situaciones deben contar con un asesoramiento especializado, jurídico y psicológico, de manera inmediata. Es el deber de cualquier empleador proteger a sus empleados cuando estos se ven agredidos en el cumplimiento de su labor.

Estas son algunas de las razones que están haciendo que los centros de nuestro país se vean aquejados por una falta de profesionales cualificados y motivados. Se puede reformar el sistema, se puede invertir en programas, proyectos y campañas, pero hasta que no se tomen medidas para revalorizar nuestra profesión mejorando las condiciones laborales, la falta de profesores seguirá siendo uno de los grandes problemas de nuestro sistema educativo.


(1) Teachers’ and School Heads’ Salaries and Allowances in Europe 2017/18, Eurydice – Facts and Figures Salaries and Allowances.

Deja una respuesta