Contra la abstención

Andrés Cebrián del Arco

 

Los sindicatos de la Enseñanza Pública madrileña desempeñan un importante papel en la regulación de las condiciones laborales de los docentes y proporcionan la necesaria representación de los mismos ante los responsables de la Administración educativa.

Su objetivo principal, que logran con mayor o menor acierto, es la defensa de los intereses generales del profesorado. Como en cualquier relación laboral, los trabajadores son siempre la parte más débil. Se encuentran en franca situación de desventaja frente a la Administración y es por eso vital que se agrupen para evitar abusos, equilibrar la balanza y defender mejor sus derechos.

3pageditorial

La fuerza de una organización sindical no se la dan ni sus siglas ni la Administración; se gana en las urnas, con votos. Cuanto mayor es el respaldo electoral de un sindicato, mayor es su fortaleza para defender los derechos de sus representados. Los votos certifican la auténtica representatividad y legitiman a quien los tiene para defender con solvencia sus ideas o propuestas frente a las de los demás.

La fuerza de una organización sindical  se gana en las urnas

El próximo 4 de diciembre se celebrarán las elecciones sindicales de la Enseñanza Pública no Universitaria de la Comunidad de Madrid. En los dos últimos comicios, 2010 y 2014, el número de profesores que no ejercieron su derecho al voto fue muy elevado, 21.215 y 19.924 respectivamente. La participación no llegó al 60 % (57,4 % en 2010 y 56,8 % en 2014), a pesar de contar prácticamente con una mesa electoral en cada centro.

Cifras de abstención superiores al 42 % son excesivamente elevadas. El profesorado debe tomar conciencia de que su capacidad negociadora individual es mínima o nula frente a la Administración y que quienes pueden obtener mejoras reales son las organizaciones sindicales representativas, a través de las Mesas de Negociación.

La abstención es un voto para la Administración. Para cambiar las cosas es preciso, primero, expresar el rechazo en las urnas, y después, elegir la mejor opción: ANPE.

ANPE es el único sindicato independiente, con las manos libres, sin ataduras a partidos políticos ni a otros colectivos, sin más objetivo que la representación y defensa de las reivindicaciones del profesorado de la enseñanza pública.

Nuestra trayectoria nos avala. En los últimos años, ANPE-Madrid ha tenido una activa participación en la Mesa Sectorial de Educación, en el Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid y en todos los foros donde está presente, siempre reivindicando la reversión de los recortes y la mejora de las condiciones sociolaborales del profesorado. Fruto de estas negociaciones, firmamos el Acuerdo de Interinos en 2016 y el Acuerdo Sectorial Docente en 2018, que marcan el camino a seguir hacia la recuperación de los derechos perdidos por los profesionales de la educación y un mayor reconocimiento a su labor.

La abstención es un voto  para la Administración

Los delegados sindicales de ANPE-Madrid han demostrado durante estos últimos cuatro años, en sus constantes visitas a los centros, en la atención personal y telefónica en sede y a través de las redes sociales, su dedicación y disposición de ayuda al profesorado madrileño.

ANPE-Madrid es el Defensor del Profesor, es información, es formación, es Asesoría Jurídica y es acción social. Nos gusta lo que hacemos –llevamos 40 años al servicio del profesorado de la Enseñanza Pública– y estamos orgullosos de nuestro trabajo. Por todo ello, el 4 de diciembre, VOTA ANPE.

Deja un comentario