Nuevo equipo, mismos objetivos

Andrés Cebrián del Arco

 

Con la celebración el pasado 3 de marzo del XXIV Consejo Sindical, en el que se eligieron los órganos de gobierno que regirán el sindicato los próximos cuatro años, se inicia una nueva etapa en ANPE-Madrid. Nuevo presidente, nuevo Secretariado, nuevo Comité Ejecutivo, pero el mismo objetivo de siempre: trabajar con seriedad, honestidad y coherencia para dar servicio y defender los derechos y las condiciones laborales del profesorado de la Comunidad de Madrid, así como una Enseñanza Pública de calidad.

Para ello contamos con una amplia cartera de servicios: el Defensor del Profesor, seña de identidad de ANPE-Madrid; una Asesoría Jurídica seria, profesional, que no engaña a nadie y día a día se va ganando el reconocimiento del colectivo; una amplia oferta formativa útil y de calidad; innumerables visitas a los centros; atención personal, telefónica y telemática a afiliados y al profesorado en general. Sin olvidar el importante y destacado papel de nuestros representantes en las Mesas de Negociación, llevando la voz de los afiliados y las reivindicaciones legítimas del profesorado en general.

 

03--1-121 Consejo 2018

 

Todo esto nos ha convertido en un referente como sindicato independiente, profesional y exclusivo de docentes de la Enseñanza Pública.

Pero queda mucho trabajo por hacer. Venimos de tiempos duros, años de crisis, recortes, pérdida de poder adquisitivo y escasa o nula negociación. Afortunadamente parece que eso está cambiando y nos encontramos frente a un panorama más halagüeño.

El nuevo Acuerdo Sectorial supone

un claro reconocimiento a la labor docente

El 9 de enero firmamos el Acuerdo Sectorial. Que su contenido y aplicación suponen un avance en las condiciones sociolaborales del profesorado madrileño es innegable, basta con leer su articulado: incremento retributivo, días de libre disposición, nuevos permisos para la conciliación de la vida familiar y laboral, etc.

Pero, por otro lado, además de lo evidente, hay una serie de consideraciones que se pueden hacer sobre la firma del acuerdo, que sin ser parte de él, transcienden del mismo y habría que valorar en su justa medida, como son:

  • Mejora del sistema educativo. No solo por la incorporación de 2800 nuevos cupos, sino también porque el grado de satisfacción de los docentes está directamente relacionado con el desarrollo de su labor e incide notablemente en él y, por tanto, en la calidad del proceso educativo.
  • Reversión de los recortes. El pacto alcanzado evidencia un significativo cambio de tenden­cia en la actitud negociadora de la Admi­­nis­tra­ción con los sindicatos.

Y por último, este acuerdo supone un claro reconocimiento a la labor docente.

Recientemente, el 23 de febrero, también firmamos, dentro del desarrollo de dicho acuerdo, un acuerdo muy favorable para el profesorado sobre la aplicación y disfrute de los días de libre disposición.

Esperemos que esto siga así, que la firma del Acuerdo Sectorial haya supuesto un punto de inflexión en las relaciones con la Administración Educativa y podamos seguir alcanzando acuerdos en aras de la dignificación de la profesión docente y, en consecuencia, de la mejora de la calidad de la Enseñanza Pública madrileña.

Pedimos un plan de empleo a cuatro años

y amplias convocatorias de oposición

Pero no debemos caer en un exceso de optimismo. Queda mucho trabajo por hacer y muchos temas que negociar. En el marco del nuevo Acuerdo Sectorial tenemos que sentarnos a hablar con verdadera actitud negociadora sobre diversos temas:

03-iStock-184384049

  • el cobro efectivo, correspondiente a este curso, del incremento de los sexenios con carácter retroactivo desde el 1 de septiembre;
  • la recuperación de las 18 horas lectivas en Secundaria y de los apoyos perdidos en Infantil y Primaria;
  • la sustitución de las bajas desde el primer día cuando la normativa básica lo permita;
  • las medidas a adoptar para reducir el tiempo en expectativa de destino y facilitar la promoción interna;
  • la realización de amplias convocatorias de plazas para el Cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Secundaria y de Enseñanzas de Régimen Especial;
  • el cobro del verano del profesorado interino;
  • la constitución de los Comités de Seguridad y Salud;
  • las mejoras en la acción social, la formación y cualquier otra medida de reconocimiento de la profesión docente.

En relación al Acuerdo para la Mejora del Empleo Público suscrito en marzo del pasado año entre el Ministerio de Hacienda y Función Pública y las Organizaciones Sindicales, queremos –y así lo hemos pedido– un plan de empleo a cuatro años y amplias convocatorias de oposición con el fin de llegar en el plazo previsto a tasas de interinidad del 8 %.

Los rankings y los informes nacionales e internacionales

avalan la calidad de la Enseñanza Pública madrileña

Nadie discute la calidad de la Enseñanza Pública madrileña. Los rankings y los informes nacionales e internacionales lo avalan. Y no nos engañemos: si esto es así, es gracias en gran medida a sus protagonistas, a los docentes, que lo han hecho posible con vocación, profesionalidad, esfuerzo, pocas veces reconocido, y valía. En definitiva, allí estaremos, siempre en defensa de los intereses y las condiciones sociolaborales de nuestros afiliados y del profesorado en general.

Deja un comentario