Archivo de febrero de 2020

Ante la politización de la educación, sentido común

Andrés Cebrián del Arco


La polémica sobre el llamado pin parental y la alternativa propuesta recientemente por la presidenta Díaz Ayuso se han convertido, como si no hubiese otros temas más importantes para la mejora de la educación pública, en el centro del debate político y educativo en la Comunidad de Madrid. 

La postura de ANPE es clara: rechazamos el pin parental, principalmente porque no es necesario. Cuando los padres matriculan a sus hijos en un centro público conocen –o al menos pueden conocer, ya que son documentos públicos– el Proyecto Educativo del centro y la Programación General Anual, que incluye las programaciones didácticas de las distintas áreas o materias y el programa de actividades extraescolares y complementarias. De hecho, los padres participan en su aprobación a través de sus representantes en el Consejo Escolar. 

02-2-recorte
El pin parental va en contra de
la autonomía de los centros y atenta

contra la libertad de cátedra

Las actividades complementarias, tan en entredicho y motivo de la polémica, forman parte del currículo, complementan los contenidos y ayudan a alcanzar los objetivos mínimos. Son obligatorias y evaluables, y como parte de la Programación General están sujetas a supervisión por el servicio de Inspección Educativa.

Pero además, el pin parental va en contra de la autonomía organizativa y pedagógica de los centros, supone una injerencia en la labor docente y atenta contra la libertad de cátedra reconocida por la Constitución.

Por otra parte, es difícil entender qué aporta de novedoso la propuesta de la presidenta regional, recogida como gran noticia en todos los medios de comunicación, como alternativa al veto parental.

Previamente al inicio del proceso de admisión de alumnos para el próximo curso, todos los centros sostenidos con fondos públicos deberán hacer públicos a través de su página web: el Proyecto Educativo del centro; el Reglamento de Régimen Interior y las normas de convivencia; y los programas educativos, incluyendo las actividades complementarias y extraescolares, señalando las que tengan carácter habitual, los recursos y los servicios complementarios del centro, que figuren en la Programación General Anual del curso actual, así como la información relativa a las actividades que conste en la memoria del curso anterior.

Continuar leyendo

La desautorización del profesor o la vuelta a la prehistoria

Carolina

Carolina Fernández del Pino Vidal

El dicho africano “se necesita una tribu para educar a un niño” merece un momento de análisis. No puede estar refiriéndose a que todos los miembros de la tribu van a transmitir al niño el mismo conocimiento sino a que cada uno de ellos estará encargado de “educar” al niño en el ámbito que le corresponda.

El ser humano se distingue por su capacidad de pensamiento abstracto, que permitió la creación de un lenguaje de alta complejidad. Este lenguaje posibilitó el trabajo coordinado, la especialización y, una vez adquirido este conocimiento, la transmisión del mismo a generaciones venideras para que no tuviesen que empezar de cero. Siglo tras siglo durante miles de años, el ser humano ha ido construyendo el conocimiento que hoy permite, por ejemplo, pensar que el cáncer tendrá curación; la creación de inteligencia artificial; navegar por internet o disfrutar de la calefacción, el metro, el paracetamol, la noria, los pasos de cebra, un viaje a Japón. 

03-IMG
Los profesores nos especializamos en la
transmisión del conocimiento acumulado

Todo esto no es un milagro ni es natural, no nos lo encontramos colgando de un árbol en el bosque. Es el resultado acumulado, a lo largo de miles de años, del estudio, el trabajo y el esfuerzo conjunto de millones y millones de seres humanos. Cada uno aportó, desde su área de conocimiento especializado, su granito de arena. Tanto hemos avanzado que, desde hace milenios, nadie sabe todo.

Hoy en día todos estamos en alguna medida especializados y dependemos de un sinfín de especialistas en nuestra vida diaria. Para que pudiésemos saber todo de todo, tendríamos que volver a vivir en la prehistoria.

Los profesores nos especializamos en la transmisión de este conocimiento acumulado. La capacidad de transmitir saberes requiere una especialización, unos conocimientos específicos. Lo que distingue a un maestro o profesor, sobre todo en las etapas obligatorias, no son solo sus conocimientos de una materia en concreto, sino su especialización en la transmisión de esos conocimientos.

Continuar leyendo

Sobre la tercera hora de Educación Física

Esteban-revista

Esteban Serrano Tamayo

Orandum est sit mens sāna in corpore sāno

Esta famosa cita de la Sátira X, escrita por el autor romano Décimo Junio Juvenal en el siglo I a. C., puede aplicarse perfectamente a la necesidad de conseguir una formación integral en nuestros alumnos, que va más allá de la sola adquisición de conocimientos. De nada nos servirá un perfecto desarrollo intelectual en niños cada vez más propensos a tener problemas de salud.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. Según la OMS, desde 1975 la obesidad casi ha triplicado sus cifras en todo el mundo. Se calcula que ya en 2016 más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos, y si se mantienen las tendencias actuales, el número de niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025.

04-1-Mapa-España

En España el 35 % de los menores entre 8 y 16 años tiene exceso de peso, un 20,7 % de ellos sufre sobrepeso y un 14,2 % obesidad. En la Comunidad de Madrid, y según la Encuesta Nacional de Salud (ENSE) de 2017, el 25,2 % de la población de 2 a 17 años padece sobrepeso u obesidad global, una cifra superior, 35,17 %, si se trata de obesidad abdominal.

La obesidad infantil es uno de los problemas
de salud pública más graves del siglo XXI

El auge de las nuevas tecnologías ha llevado parejo un aumento del sedentarismo. En la actualidad, muchos niños limitan su práctica física a las clases de Educación Física. Y con su limitación horaria, se ven reducidos sus beneficios tanto a nivel orgánico (sistema muscular, respiratorio, nervioso o cardiovascular, entre otros) como a nivel psicosocial, ya que facilita la concentración, ayuda a mantener el equilibrio psicofísico como respuesta al estrés, facilita la liberación de tensiones emocionales, favorece estados de ánimo positivos, mejora la autoestima o reduce los niveles de ansiedad. Por ello, cuando pensamos de dónde sacar el tiempo para aumentar el horario de Educación Física, no debemos olvidar la repercusión que esta tiene en un adecuado rendimiento académico y los valores que trabaja desde un punto de vista transversal.

Continuar leyendo