Archivo de octubre de 2019

Inicio de curso y de legislatura

Andrés Cebrián del Arco

El inicio de curso ha coincidido, en la Comunidad de Madrid, con la apertura de una nueva legislatura y, en consecuencia, un cambio en las autoridades que gestionarán la educación regional.

Una de las reivindicaciones prioritarias de ANPE-Madrid
es la reducción del horario lectivo

El nuevo consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio Crespo, convocó a las organizaciones sindicales de la Mesa Sectorial de Educación a una reunión de toma de contacto, que tuvo lugar el pasado 6 de septiembre, donde puso de manifiesto su buena disposición a continuar con el diálogo mantenido entre la anterior Consejería y los representantes del profesorado, gracias al cual se alcanzaron importantes acuerdos para la mejora de las condiciones sociolaborales de los docentes.

En el encuentro, reiteramos la necesidad de una decidida apuesta por la educación pública y su profesorado, mediante el aumento de la inversión presupuestaria, el refuerzo de las plantillas en los centros, la reducción de las ratios y la carga lectiva, algo que repercutirá favorablemente en la situación de los docentes y, por ende, de la calidad de la educación madrileña.

Una de las reivindicaciones prioritarias de ANPE-Madrid es la reducción del horario lectivo a un máximo de 18 horas para los profesores de Educación Secundaria y 23 horas en el caso de los maestros de Primaria, en cumplimiento de la recomendación de la Ley 4/2019 de 7 de marzo, de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria. Por esta razón, junto con el resto de organizaciones sindicales de la Mesa Sectorial de Educación, emprendimos en el pasado mes de mayo una campaña de recogida de firmas del profesorado de la enseñanza pública madrileña, que entregamos a la Consejería de Educación el pasado 18 de septiembre. Las 20 mil firmas registradas evidencian la urgencia de acometer esta disminución de unos horarios lectivos que resultan excesivos para los docentes y perjudiciales para el alumnado y la calidad de la enseñanza.

Continuar leyendo

La importancia de la reducción del horario lectivo. Está todo dicho ya

Carolina

Carolina Fernández del Pino Vidal

El 18 de septiembre, ANPE y el resto de los sindicatos de la Mesa Sectorial de Educación entregaron en la Consejería de Educación y Juventud 20 mil firmas del profesorado de la Comunidad de Madrid exigiendo que se imparta un máximo de 23 y 18 horas lectivas.La reducción del horario lectivo no es una cuestión meramente laboral, que también. Es un parámetro que influye sobre la calidad de la educación.

Se lanzó la campaña de firmas el pasado mes de mayo, para exigir a la Administración autonómica que se aplique la Ley 4/2019 y se establezca “con carácter ordinario un máximo de veintitrés horas en los centros de Educación Infantil, Primaria y Especial y un máximo de dieciocho horas en los centros que impartan el resto de enseñanzas de Régimen General reguladas por dicha Ley Orgánica”.

horario

Ya en anteriores artículos sobre este tema, he hablado de la importancia que tiene que el Gobierno de la nación no permita que se produzcan ni desigualdades laborales entre profesionales del mismo cuerpo estatal ni diferencias sustanciales educativas en las distintas comunidades. 

También he hablado del sobresfuerzo que han supuesto para el profesorado madrileño todas las medidas que rápidamente se adoptaron cuando la crisis y cuán lentamente se están revirtiendo en nuestra comunidad, a pesar de que el Gobierno autonómico nos recuerda que Madrid ha liderado la recuperación económica.

El Gobierno nacional “recomienda” que se baje
el horario lectivo, pero no lo implanta
donde tiene competencias

El Gobierno nacional “recomienda”, con la Ley 4/2019, (¡¿una ley puede recomendar?!) que se baje el horario lectivo, pero no lo implanta en Ceuta y Melilla, donde tiene competencias, y da así argumentos a las comunidades autónomas para que hagan caso omiso a esta “recomendación”.

Entre unos y otros se tiran la pelota y el profesorado madrileño sigue con sobrecarga lectiva. 

Continuar leyendo

Financiación y educación

Esteban Serrano Tamayo

Cuando hablamos de todas aquellas medidas que pueden contribuir notablemente a la mejora de la educación pública, muchas veces olvidamos que detrás de ellas está la importancia de una adecuada partida presupuestaria como punto de partida.

CUADRO-BUZON-6PAG

Numerosas investigaciones justifican la inversión en educación más allá del punto de vista académico, como las conclusiones del premio Nobel James Heckman indicando que la inversión en edades tempranas conlleva mayores retornos en la vida adulta en términos de salud, sociabilidad, productividad económica y reducción de delitos.

La financiación de la educación es uno de los pilares fundamentales para una educación de calidad, pero en España nos encontramos con su descentralización. Las comunidades autónomas son las encargadas del desarrollo de las normas básicas aprobadas por el Estado y de toda la gestión de las políticas educativas, los distintos programas y el funcionamiento diario de los centros. Por su parte, el Ministerio de Educación y Formación Profesional sigue manteniendo la ordenación general del sistema educativo, la fijación de las enseñanzas mínimas, la homologación de títulos, las becas, los programas de cooperación territorial y la Alta Inspección del sistema educativo para asegurar el cumplimiento de las leyes.

Existen notables diferencias entre los presupuestos destinados a educación entre las distintas comunidades autónomas, como puede comprobarse en el siguiente gráfico, donde se analiza una serie de datos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas presentados en la Sesión sobre Financiación de la Educación organizada por la Red por el Diálogo Educativo (REDE).

Como puede comprobarse, la Comunidad de Madrid es la que menos invierte en educación de todo el Estado español y la que tiene un presupuesto más bajo en educación en relación al PIB. Estos datos negativos se han acentuado en los últimos años, en lugar de mejorarse una vez superada la crisis económica.

Continuar leyendo

Originalidad, honestidad intelectual y felicidad

rosalia-web

Rosalía Aller Maisonnave

Una vez más, una “no noticia” está de actualidad: hay quienes se apropian de lo que otros han pensado creado o escrito antes. Nihil novum sub sole.

Si el conocimiento es una compleja trama que se va tejiendo día a día con esfuerzo, curiosidad, inteligencia, a partir de materiales diversos y, en gran medida, ajenos, resulta inevitable en todo aprendizaje la incorporación constante, casi inadvertida, de tesoros intelectuales procedentes de un patrimonio humano común, creciente de generación en generación. Visto así el proceso, su resultado no es más que un continuo enriquecimiento.

La originalidad es extremadamente difícil y no siempre necesaria, pues para alcanzar un pensamiento genial, para descubrir, inventar, crear, hay que ascender por la empinada escalera del aprendizaje, árido unas veces, placentero otras. De ahí la imposibilidad de llegar –vía inducción y en una sola vida– a la altura de los arquitectos faraónicos, el pensamiento heleno, la imaginación anticipatoria de Da Vinci, la genialidad paradigmática de Galileo, Newton o Einstein, la maestría de Garry Kasparov o las aportaciones contemporáneas de Stephen Hawking. Los pragmáticos romanos se rindieron a la superioridad de los vencidos griegos en ciertos aspectos y absorbieron cuanto pudieron de su gran espíritu. Llamando a Hera, Juno, y a Palas Atenea, Minerva, fueron incorporando a su imaginario aquel riquísimo panteón, con su alta estética y sus bajas pasiones, como parte de un proceso de asimilación cultural mucho más amplio.

atenea-diosa

Pero el “fenómeno” –por llamarlo de algún modo– que difunden algunos medios en estos días nada tiene que ver con el afán de aprender de los más sabios, la curiosidad intelectual o una imaginación permeable e integradora. Se trata de algo mucho más zafio y vergonzante, que consiste simplemente en un calco perfecto o casi, en obra propia, de párrafos enteros de otro u otros autores cuyos nombres se obvian, sin el mínimo decoro que implicaría convertir el nuevo texto en una paráfrasis del “recortado”. “¿Para qué tanto esfuerzo innecesario?”–pensarán.

Para alcanzar un pensamiento genial,
para descubrir, inventar, crear, hay que ascender
por la empinada escalera del aprendizaje

A modo de digresión, recordamos la anécdota que alguien relató en una tertulia literaria, años ha. Un novel escritor, ansioso por conocer la opinión de un prestigioso crítico sobre su primera narración, se la hizo llegar. A vuelta de correo, recibió esta valoración: “Su novela me ha parecido buena y original, pero lo bueno no es original y lo original no es bueno”. Una situación penosamente actual.

Continuar leyendo