diciembre de 2017 archive

La hora de la educación, la hora del profesorado

Francisco Melcón Beltrán

 

Las mejoras que la educación y el profesorado de la Comunidad de Madrid precisan no llegan. Los responsables políticos no las sitúan entre sus prioridades ni les confieren la importancia estratégica que deben tener para mantener una sociedad cohesionada, libre e igual. Por el contrario, la contienda política se traslada desgraciadamente al ámbito educativo, donde algunos sectores ideológicos y los nacionalismos periféricos llevan ventaja, al tener conciencia clara del papel estratégico de la educación.

 

La contienda política se traslada

desgraciadamente al ámbito educativo

 

Los nacionalistas sí han entendido el verdadero valor y potencial de la educación. En 2011, la consejera de Educación Irene Rigau decía: “El ejemplo más evidente es cómo catalanizamos el sistema educativo. Si Cataluña es como es, una nación sin estado, es gracias al hecho de que siempre ha creído en la escuela”. Así han podido ir forjando camadas de independentistas fanatizados y manipulados desde la infancia ante la cesión clamorosa y vergonzante de los poderes del Estado, que durante más de treinta años han mirado para otro lado. Ni la Alta Inspección ni la Inspección Educativa han desarrollado adecuadamente su función evaluadora y de supervisión del sistema educativo, garantizando que se cumplan las leyes en las escuelas catalanas. El reiterado incumplimiento de las sentencias lingüísticas que obligan a que el castellano sea también lengua vehicular en las escuelas sirve de ejemplo.

Tras el golpe de estado catalán, se ha hecho evidente el efecto que produce una educación instrumentalizada y orientada para conseguir adhesiones a los intereses espurios. Todo ello mediante el adoctrinamiento más directo y ramplón, la manipulación de la Historia y de los libros de texto convirtiendo a España en un estado opresor y haciendo invisibles la Constitución y los símbolos nacionales.

El Parlamento ha rechazado recientemente una moción en la que se condenaba el adoctrinamiento en las aulas de esta comunidad, ignorando una realidad que solo los ciegos o los necios no quieren ver y que, si no se ataja, apunta directamente al futuro de la nación española. Pero aquí no pasa nada. Según el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, “No hay ninguna controversia, ningún conflicto con la Educación en Cataluña”.

Continue reading

En contra de una escuela inclusiva

Ricardo Moreno Castillo

 

El título de la conferencia puede parecer reaccionario y políticamente incorrecto. Y en efecto, sería reaccionario si fuera la expresión de un deseo, pero no es así. Es la constatación de lo que a mi juicio es una imposibilidad. No cabe duda que sería deseable una enseñanza obligatoria hasta los dieciocho años de la cual salieran todos con una solidad formación científica y humanística, dominando el latín y un par de lenguas modernas. Sería estupendo, pero sabemos que no es posible. No todo el mundo tiene la inteligencia, y la capacidad de trabajo para ello. Y si nos empeñamos en conseguir lo imposible gastamos un tiempo, unos recursos y unas energías que estarían mejor invertidas en conseguir lo que sí es posible. Algo así como si desviáramos parte de los recursos dedicados a la investigación médica a crear una pócima que conceda la inmortalidad. No solo no se conseguiría la inmortalidad, sino que la sanidad retrocedería al quedar con menos recursos. Entonces desearía que antes de descalificar este discurso como reaccionario y retrógrado se reflexionase cuidadosamente sobre los argumentos que vendrán a continuación. Puedo estar equivocado, por supuesto, y que la inmortalidad sea posible, pero mientras no se me convenza de ello es absurdo llamar reaccionario a quien piensa que la muerte es inevitable.

El mismo aire que hace posible

el vuelo también lo dificulta

 

Además, el tema del cual vamos a tratar es más amplio de lo que indica el título, pues la alternativa entre escuela inclusiva y exclusiva no es más que una manifestación de otras que a su vez no son más que la natural consecuencia de la misma finitud del mundo y la de la condición humana. Y esa finitud da lugar a tres limitaciones extremadamente dolorosas pero que negarlas en nombre de lo políticamente correcto solo lleva a utopías irrealizables y a delirios. Las tres limitaciones son las siguientes:

1. Toda posibilidad es un límite.
2. La igualdad de oportunidades genera desigualdades.
3. La libertad y la igualdad son casi siempre cada una de ellas la frontera de la            otra.

Continue reading

Oposiciones al Cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Secundaria

Andrés Cebrián del Arco

 

Son más de dieciséis años sin oposiciones al Cuerpo de Catedráticos de Enseñanza Secundaria en la Comunidad de Madrid. Los mismos que lleva ANPE reclamando su convocatoria. Según datos de la Consejería de Educación e Investigación (de enero de 2017), actualmente se encuentran en activo un total de 532 catedráticos, un 2.7 % de la plantilla, muy lejos del 30 % que como máximo fija la ley.

 

Se trata simplemente de responder

a las legítimas expectativas del profesorado

 

Esta situación crea gran malestar en el colectivo de profesores de Secundaria que ven cómo año tras año las Ofertas Públicas de Empleo ignoran el acceso al Cuerpo de Catedráticos, plazas que, por otra parte, no consumen tasa de reposición, impidiendo el lógico deseo de reconocimiento profesional y promoción de estos docentes. Máxime cuando no existe, al menos de momento, un modelo de carrera profesional en la función pública docente madrileña que reconozca la dedicación, el esfuerzo, la formación continua, la implicación y, en definitiva, el compromiso activo en la vida y el funcionamiento de los centros. Se trata simplemente de responder a las legítimas expectativas del profesorado, para que su trabajo a lo largo de su vida profesional sea valorado administrativa y socialmente.

 A este hecho, hay que añadir el serio agravio comparativo que sufrimos los docentes madrileños con respecto a los de otras comunidades autónomas en donde sí se han convocado procedimientos selectivos para la adquisición de la condición de catedrático. Las jubilaciones hacen que el ya de por sí menguado número de catedráticos madrileños se vaya reduciendo curso tras curso, al tiempo que van llegando, por concurso de traslados, catedráticos de otras comunidades que, con las prerrogativas que su condición les otorga, ocupan los primeros puestos en los departamentos didácticos, con lo que ello conlleva a la hora de elegir grupos, ostentar la jefatura de los mismos, etc.

Continue reading

La educación, primero

Rosalia2016

Rosalía Aller Maisonnave

 

Hay expresiones sintéticas y contundentes sumamente eficaces. Publicistas y políticos, periodistas y comerciantes conocen bien su efecto de certera arma arrojadiza, cuando van destinadas al blanco adecuado. Uno de los ejemplos más recientes ha sido una frase lapidaria, reiterada por el polémico mandatario estadounidense en su campaña: America first. Caló hondo, porque dijo a millones de votantes lo que desea­ban oír, más allá de la valoración que cada cual haga de estos resultados y sin considerarla como su única explicación. Cuando un eslogan surge de la convicción de quien lo esgrime, sus probabilidades de éxito son aún mayores.

 

La educación es para los docentes

mucho más que un trabajo

 

Pensemos en la educación. Hablar de ella es mucho más que referirse a un sistema, un conjunto de currículos, una organización administrativa, infraestructuras de centros de enseñanza o, finalmente –pues en este lugar suelen situarnos– un profesorado que asegure la calidad del resultado. La educación –en sentido lato– empieza mucho antes de la vida escolar y termina cuando concluye la nuestra. Educa la sociedad en su conjunto y todos lo hacemos en la interacción diaria. Y por supuesto educan, y mucho, las figuras de mayor proyección social, los medios de comunicación y, en las últimas décadas, las redes sociales. Otro asunto es en qué sentido lo hagan y cuán beneficiosa o perniciosa sea su gran influencia. 

Esa educación total, difusa, está impregnada –o debería estarlo– de la llamada “educación formal” o “reglada”, que es para los docentes mucho más que un trabajo. Aunque podemos defender a capa y espada su extraordinaria importancia y bondades, muchas veces este esfuerzo sostenido nos desanima, porque tenemos la sensación de ser voces clamando en el desierto. Algunos la conciben como un terreno fértil para la siembra ideo­lógica. ¿Qué hay más maleable que las mentes infantiles y juveniles? Otros, como un espacio de ejercicio político o una pieza más en el complejo engranaje presupuestario o un servicio que ha de venderse a los ciudadanos como bueno, igualitario, para todos o un punto más en la lista de promesas electoreras que se apuntarán, pasadas las urnas, en la cuenta del olvido. Quienes somos depositarios de la representatividad del profesorado ante las autoridades educativas tenemos la misión y el deber de insistir una y otra vez en la relevancia de este terreno, espacio y servicio. 

 

Continue reading

¿Es posible mejorar los resultados académicos en la Comunidad de Madrid dedicando cada vez menos dinero a la educación?

joseantonio

José Antonio Carmona Gómez

 

Leyendo la revista profesional de ANPE Nacional del mes de noviembre (Nº 588) me llama la atención el hecho de que el gasto público anual en educación que se realiza en cada comunidad autónoma es diferente. Así, por ejemplo, se nos expone que según el informe Indicadores comentados sobre el Estado del Sistema Educativo Español, presentado por las fundaciones Ramón Areces y Sociedad y Educación, el gasto por alumno en centros públicos de País Vasco, Navarra, Cantabria, Asturias y Galicia es alto (entre los 6.241 euros de Galicia y los 8.976 euros del País Vasco) en relación a otras comunidades. Así, por ejemplo, la Comunidad de Madrid está por debajo de la media nacional junto con Canarias, Comunidad Valenciana, Murcia, Cataluña, Castilla-La Mancha y Andalucía, oscilando entre los 5.017 euros de Canarias y los 4.442 euros de Madrid. ¡Sí, hemos leído bien: 4.442 euros por alumno es la cantidad dedicada por la Comunidad de Madrid a cada uno de nuestros estudiantes, siendo el promedio más bajo de todo el país! Sin embargo, seguramente habrá algún político que justifique tal dato estadístico de alguna forma que no consigo entender.

 

No hay duda de que el gasto

en educación es la mejor inversión

 

Es más, si seguimos leyendo dicho informe veremos que, si bien el porcentaje de gasto público en educación sobre el PIB se incrementó desde el 4,31 % de 2006 hasta el 4,99 % de 2009, desde este año se produjo un descenso hasta el 4,32 % de 2014.

Por tanto, no es de recibo que si los resultados académicos del alumnado de la Comunidad de Madrid son de los más altos de España (gracias al esfuerzo que han realizado los docentes de esta comunidad pese a los recortes existentes y al aumento de las ratios) estos no se hayan visto apoyados por un mayor aumento del presupuesto dedicado a la educación para poder seguir mejorando los mismos. Ya no hablamos de una compensación económica al profesorado que ha conseguido tal proeza de alcanzar más y mejores resultados con menos recursos de todo tipo, sino ofrecer más dinero al sistema para seguir mejorando este año tras año.

Continue reading