Archivo Mensual: abril de 2014

Abr 30

Aulas solidarias, niños que ayudan a niños y otros ejemplos a seguir

¿Qué hubiese ocurrido hace seis años si hubiésemos preguntado a nuestros alumnos más jóvenes qué es un desahucio o el paro o la desnutrición? ¿Habrían sabido contestar? ¿Y si estas preguntas las hacemos ahora?

Uno de los efectos más devastadores de la crisis económica en España se ha podido ver en los centros escolares: alumnos con problemas para acceder a las actividades extraescolares, a las excursiones y al material escolar; con dificultades para alimentarse correctamente; tristes, nerviosos o estresados por las situaciones que atraviesan sus padres, etc. Y nuestros alumnos no son ajenos a ellas. Las ven, nos preguntan, tratan de entender por qué ocurre algo así y, en algunos casos, demandan de nosotros que entremos en acción para ayudar a sus amigos.

Y hay que decir que sus demandas no han caído en saco roto. En los últimos años han sido muchas las iniciativas que han puesto en marcha nuestros centros escolares:

Mercadillos solidarios. Como el que cada año organiza el CEIP La Navata y que ayuda a que los menores puedan seguir participando con normalidad en las actividades del colegio.

Recogida de libros de texto. El pasado curso la ONG Melior puso en marcha una iniciativa en la que participaron varios centros de la región y que logró recoger 2.500 ejemplares que se repartieron entre cerca de 2.000 familias.

Operación Kilo en los centros. Una iniciativa muy popular, en la que organizaciones como el Banco de Alimentos de Madrid ofrecen su infraestructura para que la recogida sea todo un éxito. Centros como el CEIP La Encina han ayudado a que este año, en la Comunidad de Madrid, se hayan superado las 13.000 toneladas de alimento recogidas en 2012.

Los niños también se implican

Y del mismo modo que esperan de nosotros una respuesta a esta complicada situación, los alumnos también quieren ser parte de la solución y se preguntan qué pueden hacer ellos.

Desde que el pasado mes de septiembre la ONG Educo puso en marcha la campaña Becas de Comedor el teléfono no ha parado de sonar. Decenas de niños y jóvenes de diferentes colegios de España, con ganas de ayudar, se han puesto en contacto con ellos para preguntar cómo colaborar. Esta ola de solidaridad ha llevado a la ONG a organizar la campaña Un niño ayuda a otro niño, para recaudar fondos para el programa de Becas Escolares.

Son los niños los que proponen qué quieren hacer y Educo la que les ayuda no sólo a llevarla a término, sino a que puedan compartirla con otros colegios a través de las redes sociales.

 

                                                    EducoTeam

“Yo quiero colaborar”

Seguro que después de leer esta entrada tú también te estás preguntando qué puedes hacer para colaborar. Por ese motivo, vamos a dejar una pequeña lista con algunas direcciones donde encontraremos diferentes propuestas con las que poner nuestro granito de arena.

http://hazloposible.org

https://www.educo.org

http://www.educoteam.org

https://www.educacionsinfronteras.org

Abr 23

La libertad de elección en tiempos de matriculación

 

Francisco Melcón, presidente de ANPE-Madrid

Francisco Melcón, presidente de ANPE-Madrid

La libertad de elección del centro educativo está reconocida en la Constitución, que establece el derecho a la educación de todos los españoles, garantizado por los poderes públicos, por un lado –mediante una programación general de la enseñanza–, con participación efectiva de todos los sectores afectados y, por otro, mediante la creación de centros docentes (artículo 27.5), así como la libertad de enseñanza (artículo 27.1).

La libertad de enseñanza debe entenderse, en sentido amplio, como un concepto que abarca todo el conjunto de libertades y derechos en el terreno de la educación, y que se materializa básicamente en la libertad de creación de centros con ideario propio (artículo 27.6) y en la libertad de los padres de elegir para sus hijos centros docentes públicos o privados.

La educación es un servicio público prioritario, ya que constituye un derecho fundamental de los ciudadanos y son las administraciones públicas quienes lo garantizan con una planificación adecuada, prestándolo directamente a través de la red de centros de titularidad pública o financiando la enseñanza privada, de tal forma que las enseñanzas obligatorias sean gratuitas para los ciudadanos.

Sin embargo, en 2013, y en base a una supuesta mayor demanda de la sociedad madrileña, la Consejería de Educación promulgó un decreto cuya finalidad, según su preámbulo, es hacer “mayor y más efectiva” la libertad de elección de centro escolar, eliminando las zonas de escolarización y dejando configurada una zona única educativa, pudiendo ejercerse el derecho a la elección de centro sostenido con fondos públicos en toda la comunidad. Esta norma determina que corresponde a la Consejería de Educación garantizar la efectividad del derecho a la libre elección de centro educativo, mediante una programación anual que asegure la existencia de una oferta suficiente y plural de plazas escolares en centros sostenidos con fondos públicos. Situación que no se está dando.

Buena parte de las medidas educativas adoptadas en Madrid en los últimos años han sido en detrimento y perjuicio de la enseñanza pública, precarizando las condiciones sociolaborales de los docentes, disminuyendo las plantillas de los centros escolares públicos, incrementando las ratios, no cubriendo las bajas por enfermedad hasta el décimo día, suprimiendo plazas escolares públicas de la oferta educativa y extendiendo sobre ella y su profesorado la sombra de la duda. Unas medidas que, lejos de prestigiar la educación pública, la devalúan.

 

Cartel de la campaña de matriculación de ANPE-Madrid. (fuente.www.anpe-madrid.com)
Cartel de la campaña de matriculación de ANPE-Madrid. (fuente.www.anpe-madrid.com)

Cuando los actuales administradores de la educación madrileña cuestionan la necesidad de incrementar la red de centros de titularidad pública, es necesario transmitir a la sociedad que la enseñanza pública es la única que garantiza realmente la igualdad de oportunidades y la neutralidad a todos los alumnos, al facilitar una educación de calidad, libre de adoctrinamientos, y es un pilar esencial de nuestra sociedad, porque llega a todos los rincones del país –allí donde no lo hace la privada concertada, por no ser rentable–, porque tiene oferta educativa en todas las enseñanzas y atiende a un alumnado heterogéneo y con mayores dificultades.

Abr 10

Los docentes también cuentan en las leyes educativas

 Félix Rodríguez González, secretario de Actas

Félix Rodríguez González, secretario de Actas de ANPE-Madrid

Es evidente que la educación ha sido siempre uno de los grandes retos sociales. La educación española ya ha conocido numerosas leyes educativas –algunas perpetuadas en el tiempo–, aunque estas últimas que hemos tenido se han caracterizado por una evidente falta de consenso.

Siempre que ha surgido una nueva ley en nuestro sistema educativo se ha dado por hecho que ha sido para buscar mejoras o cambios significativos en algo que ya no funcionaba y que requería un proceso urgente de renovación.

A los gobernantes de turno se les supone un espíritu de buena voluntad para llevar a efecto los cambios necesarios para mejorar la calidad educativa tan necesaria y acorde a los tiempos vividos. Sin embargo, es finalmente el tiempo el que marca el acierto o desatino de las reformas educativas llevadas a cabo.

Pero son los docentes, esos grandes olvidados por los políticos, los que tienen un papel importante en todos los sistemas educativos y los que permiten que se logre en mayor o menor grado esa ansiada mejora en la calidad educativa. Y es aquí donde se debe poner especial énfasis y preocuparse más de todo lo concerniente al profesorado, buscando una ideal formación del mismo, así como una formación continua durante todo su recorrido profesional.

Las diferentes leyes educativas (Imagen:http://misletraseducativas.blogspot.com.es)

Las diferentes leyes educativas (Imagen:http://misletraseducativas.blogspot.com.es)

En muchas ocasiones se olvida, o no se quiere reconocer, que los auténticos protagonistas son los docentes, colectivo bastante “tocado” y bajo de moral por los recortes salariales sufridos en estos últimos años, así como por el empeoramiento de sus condiciones laborales. Pero ellos siempre están ahí, son los pilares de cualquier reforma educativa y lo que cabe es confiar en ellos porque, en definitiva, son los que modelan y hacen que cualquier ley implantada pueda ir por el buen camino.

Si se pierde la confianza en los profesionales de la educación y, como ha sucedido en no pocas ocasiones, se pone en tela de juicio la labor que desempeñan en su actividad diaria vamos por muy mal camino.

Una buena calidad educativa, entre otras cosas, se logra formando buenos profesionales, proporcionando todos los medios o recursos económicos necesarios, confiando en todos los procesos de trabajo, para después verificar los resultados obtenidos.